PRIORIDADES DE RECUPERACIÓN 
Por José López Zamorano de La Red Hispana  
17840A.jpg
José López Zamorano

Hace 103 años, la humanidad confrontó la amenaza de la pandemia de “flu” de 1918-1919 que contagió a una tercera parte de la población mundial y dejó un saldo letal de hasta 50 millones de personas, unas 675,000 de las cuales murieron en los Estados Unidos. Pocos recuerdan al presidente estadounidense de aquella época, Woodrow Wilson, por haber liderado al país en esos tiempos aciagos.

Pero si el presidente Joe Biden logra que el país supere la pandemia de COVID-19 y además consigue la entrada en vigor de su masivo plan de infraestructura de $3 billones, es muy probable que los libros de historia lo acrediten como el líder político que logró salvar al país del caos sanitario y de una crisis económica.

Aunque Biden haya decidido que el combate a la pandemia y el impulso económico son las dos más altas prioridades de su administración, el desenlace depende en gran medida de factores fuera de su control: las reglas sanitarias de los 50 Estados del país y el comportamiento individual de más de 330 millones de habitantes de los EE.UU.

A poco más de un año de los primeros casos identificados en los EE.UU. y a pesar de que ya se han administrado unos 145 millones de dosis de las vacunas, se ha registrado en la última semana un aumento de 12% de casos a nivel nacional, a pesar de un incremento sistemático de la elegibilidad para la vacunación. 

En cuanto al plan de infraestructura de Biden, su composición refleja dos áreas bien delimitadas. La primera alberga iniciativas tradicionales para descargar inversiones y la creación de empleos en trabajos en carreteras, puentes, transportación, acceso a Internet y energías “verdes”. La segunda contiene programas sociales cómo garantizar ayuda mensual a familias de bajos ingresos y acceso gratuito a los colleges públicos comunitarios, entre otros.

La estrategia es más o menos clara: La Casa Blanca y los demócratas buscarían un consenso bipartidista para construir la primera y, de ser necesario, arrollarán a los republicanos para aprobar la construcción del segundo inmueble de políticas sociales, tal como lo hicieron para aprobar el masivo paquete de alivio por la pandemia de COVID-19, a través del proceso de reconciliación legislativa que requiere sólo de mayoría simple en el Senado.

Por supuesto la gran pregunta es cómo se va a financiar un masivo paquete de infraestructura sin generar nueva deuda. La respuesta es más o menos clara: con un alza de impuestos, especialmente a las empresas y a las familias más adineradas. La Casa Blanca ha dejado en claro que ninguna familia con ingresos menores a $400,000 anuales debe esperar incremento en sus impuestos federales.

Además, las corporaciones tendrían que pagar más impuestos a las ganancias, del 21% actual, al 28%.

Si el presidente Biden logra desarrollar esas prioridades sanitarias y económicas, habrá logrado evitar una catástrofe de proporciones históricas y haber creado las condiciones para aliviar la desigualdad y la pobreza que han sido profundizadas por la pandemia. 

 

Edición de esta semana
ARKANSAS ABRE LA VACUNACIÓN PARA TODOS LOS MAYORES DE 16 AÑOS Y FINALIZA EL MANDATO DE LA MASCARILLAS
El gobernador Asa Hutchinson anunció el martes 30 que la elegibilidad para recibir la vacuna contra el Covid-19 se ha abierto a todos los residentes de Arkansas de 16 años o más, y que se ha levantado el mandato estatal para la obligación de usar mascarillas en todos los lugares públicos. Para  hacer una cita llame al 1-800-985-6030.   / ver más /
Celebrando el centenario de Baptist Health, la organización de atención médica  está fortaleciendo su capacidad para servir a las comunidades más allá de los centros médicos con el lanzamiento de una nueva Unidad de Salud Móvil que ofrecerá vacunas de COVID-19 para ayudar a que más habitantes de Arkansas se vacunen haciendo diferentes paradas en todo el estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La elección de noviembre 2020 fue un triunfo para la democracia participativa, con un récord de 74,216,154 estadounidenses que votaron por Donald Trump y, afortunadamente, un récord aún mayor de 81,268,924 que eligieron a Joe Biden.   / ver más /