EL PARTIDO REPUBLICANO SIGUE SIENDO EL PARTIDO DE TRUMP, OLVIDANDO SUS FUNDAMENTOS
17653A.jpg

Después de la salida del desacreditado expresidente Donald Trump, el Partido Republicano eligió apoyar sus políticas intransigentes y las teorías de conspiración de QAnon.

Solo una semana después de que Trump dejó la Casa Blanca, está claro que su partido no está listo para dejarlo ir. Los extremistas y los “trumpistas” van en aumento, mientras los legisladores que condenaron su conducta aberrante, una fuerza pequeña y superada, luchan por sus carreras políticas. 

El posicionamiento del Partido Republicano tendrá implicaciones significativas de cara a las elecciones de mitad de período de 2022, y para las esperanzas del presidente Joe Biden de drenar el veneno de Washington en nombre de la unidad nacional.

Pero también planteará una cuestión fundamental para el propio Partido Republicano. ¿Es apostar por la furia popular y la base de Trump la mejor manera de reconquistar a los estadounidenses? 

Una participación resuelta de la base pro-Trump es vital para las esperanzas republicanas de ganar la Cámara Baja en las elecciones intermedias de 2022. 

En todo el país, líderes republicanos reaccionan a la salida de Trump intensificando la revolución política que transformó al partido a su imagen.

En una votación clave para el segundo juicio político. 45 senadores republicanos indicaron que planean que Trump no pague ningún precio por incitar el asalto más atroz de un presidente contra el gobierno de EE.UU. en la historia durante el motín del Capitolio.

Destacando la veloz rehabilitación del expresidente, el líder de la minoría republicana de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, visitó a Trump en la Florida el jueves 28 después de repudiar sus propias críticas a la incitación a los disturbios en el Capitolio.

En otra señal del rumbo futuro del Partido Republicano, la representante de Georgia, Marjorie Taylor Greene, no fue censurada por su partido después de que CNN informara que ella expresó su apoyo en los últimos años a los asesinatos de líderes demócratas antes de postularse para el Congreso. 

Su ascenso vertiginoso como rostro prominente de un partido dominado por las mentiras y la propaganda estrafalaria de Trump, no parece estar en peligro.

En Arkansas, la deshonesta exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, promocionó su beligerancia con los medios, como una insignia de honor para apelar a la base fervientemente pro-Trump en su aspiración a ser gobernadora.

La lección de la era Trump es que donde hay una elección en el Partido Republicano entre sus valores tradicionales y su poder, el poder siempre gana. 

Mientras el Departamento de Seguridad Nacional emitió el miércoles 27 un boletín de amenazas poco común relacionado con el terrorismo nacional advirtiendo sobre el potencial de violencia por parte de extremistas de derecha, envalentonados por el ataque al Capitolio.

Trump ha disfrutado durante mucho tiempo de altos índices de aprobación entre los líderes republicanos a los que intimidó durante años y que lo han protegido de las consecuencias de sus decisiones inconstitucionales y sus fallas. 

Sin embargo, una encuesta de CNN/SSRS publicada justo antes de que Trump dejara el cargo, encontró que el 48% de los republicanos querían olvidarse de Trump mientras que el 47% esperaba que continuara siendo considerado el líder del partido.

La peregrinación de McCarthy a Mar-a-Lago, sugiere que los líderes del partido creen que cualquier baja en la popularidad de Trump después del ataque de la turba del Capitolio, fue solo temporal.

También podrían estar esperando que los donantes corporativos que detuvieron las contribuciones de campaña a los legisladores republicanos que se negaron a certificar la victoria electoral de Biden vuelvan a apoyarlos con la perspectiva potencial de una mayoría republicana en la Cámara a partir de 2023.

El poder siempre ha sido un factor de motivación clave detrás del doloroso apoyo del Partido Republicano a Trump y su falta de voluntad para constreñirlo o castigar sus atropellos cuando estaba en el cargo. 

 

Edición de esta semana
ARKANSAS ABRE LA VACUNACIÓN PARA TODOS LOS MAYORES DE 16 AÑOS Y FINALIZA EL MANDATO DE LA MASCARILLAS
El gobernador Asa Hutchinson anunció el martes 30 que la elegibilidad para recibir la vacuna contra el Covid-19 se ha abierto a todos los residentes de Arkansas de 16 años o más, y que se ha levantado el mandato estatal para la obligación de usar mascarillas en todos los lugares públicos. Para  hacer una cita llame al 1-800-985-6030.   / ver más /
Celebrando el centenario de Baptist Health, la organización de atención médica  está fortaleciendo su capacidad para servir a las comunidades más allá de los centros médicos con el lanzamiento de una nueva Unidad de Salud Móvil que ofrecerá vacunas de COVID-19 para ayudar a que más habitantes de Arkansas se vacunen haciendo diferentes paradas en todo el estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La elección de noviembre 2020 fue un triunfo para la democracia participativa, con un récord de 74,216,154 estadounidenses que votaron por Donald Trump y, afortunadamente, un récord aún mayor de 81,268,924 que eligieron a Joe Biden.   / ver más /