ATAQUE AL CAPITOLIO NO FUE TAN ESPONTÁNEO Y HUBO COMPLICIDAD DESDE DENTRO
LA POSIBLE IMPLICACIÓN DE CONGRESISTAS REPUBLICANOS HA SUSCITADO ESTUPOR Y PREOCUPACIÓN
17623A.jpg

Hay quienes se preguntan cómo hubo falta de previsión después de los indicios que apuntaban a que iba a haber una gran protesta.

Los servicios de seguridad e inteligencia de Estados Unidos se encuentran inmersos en una exigente y complicada tarea. Por un lado, tienen que planear y adoptar todas las medidas de protección posibles para garantizar una ceremonia de investidura sin sobresaltos para Joe Biden el 20 de enero.

Al tiempo, investigan los sucesos del pasado 6 de enero, cuando cientos de seguidores de Donald Trump irrumpieron con violencia en el Capitolio después de haber asistido a una marcha en la que el propio presidente los alentó a luchar en protesta por el resultado de las elecciones.

Los disturbios causaron 5 muertos y múltiples heridos, y hasta ahora se habían realizado más de 200 detenciones.

Más allá de identificar y arrestar a los participantes en el asalto, el Departamento de Justicia, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y otras agencias investigan si hubo una planificación previa del ataque y quiénes fueron los organizadores.

A esto se le suma la acusación de un grupo de congresistas demócratas que sospechan que los asaltantes pudieron haber contado con el apoyo de algunos de congresistas republicanos a medida que se van conociendo más detalles.

El fiscal interino de EE.UU. para el Distrito de Columbia, Michael Sherwin, reveló que la investigación apunta a que el objetivo de la turba era “secuestrar y asesinar a legisladores”. El hecho de que muchos de los violentos seguidores de Trump llevaran esposas y amarres de plástico para inmovilizar a alguien apunta en esa dirección.

El vicepresidente Mike Pence era uno de los objetivos del grupo que asaltó el Capitolio por no haber apoyado el llamado del presidente Trump. Un grupo de asaltantes llegó muy cerca de la oficina de Pence, apenas un minuto después de que las fuerzas de seguridad lo hubieran trasladado a un lugar seguro.

Otros congresistas evitaron el encuentro directo con los atacantes por pocos minutos, lo que ha hecho que sean cada vez más las voces que cuestionan el funcionamiento de las medidas de seguridad, en concreto el papel jugado por la Policía del Capitolio.

Para organizaciones que monitorean las actividades de grupos radicales y de extrema derecha en Internet, la violencia del pasado 6 de enero no fue una sorpresa y las autoridades debían haber estado mejor preparadas.

SITE International Group, una firma especializada en suministrar información a gobiernos e instituciones mundiales sobre amenazas terroristas o de grupos extremistas, publicó un exhaustivo artículo sobre los indicios que existían de una posible revuelta.

Otras organizaciones también alertaron, antes del día 6, sobre las conversaciones que tenían lugar online de cara a la marcha en Washington DC.

El intercambio de mensajes se producía en plataformas frecuentadas por seguidores de Trump como TheDonald.win o Parler, pero también en redes de uso más extendido como Facebook o Twitter, donde etiquetas como #StormTheCapitol (“Ataquemos el Capitolio”) o #StopTheSteal (“Detengan el robo”) animaban a la movilización.

Se concluye entonces que fue el propio presidente el que alentó esos preparativos al invitar a sus seguidores a acudir al mitin con estas palabras: “¡Estén allí! ¡Será salvaje!”.

Otro de los giros sorprendentes han sido las sospechas de que los partidarios de Trump tuvieron apoyo dentro del Congreso con varias personas dentro del Capitolio en visitas guiadas el martes 5 que describieron como “giras de reconocimiento” para el día siguiente.

Congresistas demócratas firmaron una carta dirigida a los responsables de seguridad del Capitolio en la que exigen que se investigue ese detalle y señala que algunos de los firmantes “fueron testigos de un gran número de grupos externos en el complejo del Capitolio el 5 de enero”.

Los congresistas recuerdan que debido a la pandemia las visitas del público al Capitolio han sido canceladas y por tanto solo miembros del Congreso (legisladores u otros miembros del personal) podrían haber facilitado el acceso a ese grupo de personas.

La posible implicación de congresistas republicanos, de quienes no se ha hecho público ningún nombre, ha suscitado estupor y preocupación.

Al respecto, Nancy Pelosi fue clara y subrayó dos palabras: verdad y confianza. “Tenemos que confiar en los colegas, todos hicimos el mismo juramento de defender y proteger la Constitución de cualquier enemigo extranjero o interno”, dijo la líder demócrata. “No obstante, hay que investigar. Si se demuestra que hubo cómplices que instigaron y secundaron el ataque, habrá que tomar medidas que irán más allá del Congreso, habrá que procesarlos”. 

 

Edición de esta semana
ARKANSAS ABRE LA VACUNACIÓN PARA TODOS LOS MAYORES DE 16 AÑOS Y FINALIZA EL MANDATO DE LA MASCARILLAS
El gobernador Asa Hutchinson anunció el martes 30 que la elegibilidad para recibir la vacuna contra el Covid-19 se ha abierto a todos los residentes de Arkansas de 16 años o más, y que se ha levantado el mandato estatal para la obligación de usar mascarillas en todos los lugares públicos. Para  hacer una cita llame al 1-800-985-6030.   / ver más /
Celebrando el centenario de Baptist Health, la organización de atención médica  está fortaleciendo su capacidad para servir a las comunidades más allá de los centros médicos con el lanzamiento de una nueva Unidad de Salud Móvil que ofrecerá vacunas de COVID-19 para ayudar a que más habitantes de Arkansas se vacunen haciendo diferentes paradas en todo el estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La elección de noviembre 2020 fue un triunfo para la democracia participativa, con un récord de 74,216,154 estadounidenses que votaron por Donald Trump y, afortunadamente, un récord aún mayor de 81,268,924 que eligieron a Joe Biden.   / ver más /