CUESTIONABLE SISTEMA DE SALUD GRATUITA Y UNIVERSAL EN MÉXICO
EL CAMBIO NO ES SIGNIFICATIVO MIENTRAS EL GOBIERNO NO GARANTICE LA ENTREGA DE MEDICAMENTOS
17554A.jpg

NO HAY UNA PARTIDA PRESUPUESTAL PARA EL COMBATE DE LA PANDEMIA NI DE SUS SECUELAS

La gratuidad de los servicios médicos, una promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador, entró en vigor el 1° de diciembre 2020, pero la falta de recursos y mala planeación, hace cuestionable su funcionamiento.

Desde inicios de diciembre, México cuenta con atención médica gratuita en hospitales federales, de alta especialidad e institutos dependientes de la Secretaría de Salud. Los ciudadanos que no cuentan con seguridad social podrán ser atendidos en estos hospitales y estarán exentos de pagar por los servicios de hospitalización, consulta, procedimientos médicos o estudios de diagnóstico, independientemente de su nivel socioeconómico.

La reforma ha sido recibida por los mexicanos con incredulidad. La medida está dirigida a personas que no tienen la capacidad de pagar medicina privada, que no son derechohabientes de alguna de las instituciones federales o estatales. Entre ellas figura el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el ISSTE, (para empleados del Estado) instituciones de la paraestatal Pemex, del Ejército, o los pequeños sistemas de Salud existentes en las 32 entidades federativas que hay en México. 

Eso fuera deja a una cantidad de personas que están, o en la economía informal, o autoempleados que no tienen manera de pagar un servicio médico. Es la población más pobre. 

Se estima que más de un 50% de la población no cuenta con seguridad social en México. Esas personas tenían que pagar antes una cuota de recuperación que ahora ha sido abolida. 

Según el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, “dichas cuotas de recuperación poco contribuían a las arcas de las instituciones de Salud y en cambio para la persona que utiliza los servicios era una barrera muy importante de acceso”, aclaró.

La cuota de recuperación, que ha sido eliminada, se estimaba según la capacidad de pago de los pacientes, mismos que ya tenían que solventar muchos otros gastos, como la compra de medicamentos, o estudios adicionales. Ahora, los pacientes recibirán los medicamentos gratuitos, siempre y cuando se encuentren en los consultorios de hospitales e institutos nacionales.

Según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), México sigue teniendo un sistema de salud fragmentado y con atención desigual. El problema es un presupuesto insuficiente para responder a las necesidades de salud de la población mexicana. Según CIEP, el gobierno federal se propone ampliar de 55 a 72 millones la población potencialmente beneficiaria, sin considerar padecimientos que requieren especialización y sin un aumento del presupuesto. 

Para muchos profesionales de la salud, el cambio no es significativo mientras el gobierno no garantice la entrega de medicamentos. Además, aun con el nuevo sistema gratuito, hay confusión en los hospitales. Si no es una emergencia no atienden, ni dejan entrar. En el Instituto Nacional de Nutrición, en donde sí reciben a las personas sin cobrarles nada, no hay medicamentos. En la farmacia dan un vale para tratar de surtir el medicamento en un almacén que está en el otro extremo de la ciudad. Si ahí tampoco lo tienen, entregan otro vale. Entonces si de urgencia se necesita el medicamento, se acaba comprándolo”, afirman.

Con la llegada de López Obrador, se decidió por razones ideológicas, desaparecer el llamado Seguro Popular, lo que se materializó en enero de 2020. Dicho instrumento, creado en 2003, estaba dirigido a la población que carecía de seguridad social. Fue sustituido por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), al que no se han adherido 9 de los 32 estados que conforman el país, por considerar que ceder a la federación el control sobre sus servicios de salud, no les favorece.

El Seguro Popular permitía que todos los que no tuvieran seguridad social, obtuvieran, a través de un financiamiento, acceso a la salud. Se tenía un gran fondo de gastos catastróficos, que permitía ir ampliando la cobertura, al punto de que en algunos años todo iba a estar cubierto y cada quien tenía que pagar la cuota que le correspondiera de acuerdo a su nivel socioeconómico.

Entonces la pandemia no pudo llegar en un peor momento con una política negacionista por parte del Estado. El gobierno minimizó la infección generalizada, diciendo que era algo muy parecido a la influenza, que fue el modelo epidemiológico que se siguió. No se hicieron pruebas y solo se usaron proyecciones matemáticas. 

En este momento no hay una corrección de rumbo, pese a que México registra más de 116 mil muertos por Covid-19 y más de un 1.3 millones de casos de infección. 

Lo peor es que no hay una partida presupuestal para el combate de la pandemia ni de sus secuelas.

El presupuesto de 2021 no contempla en términos reales un incremento importante en Salud, pues se necesitarían   el equivalente a US$5.000 por habitante, y sólo hay US$520. 

La palabra Covid no aparece en el presupuesto del año próximo. Tampoco considera a los pacientes invisibles (sin pruebas) que van a aparecer con secuelas. El 20% de los pacientes recuperados presenta problemas mentales, depresión, ansiedad, trastornos de conducta.

Por otra parte, aunque la llegada de una vacuna es una realidad próxima, no conoce un plan claro sobre cómo va a ser distribuida entre la población y a que costo. 

 

Edición de esta semana
¿FUE EL ASALTO AL CAPITOLIO UN INTENTO DE AUTOGOLPE INCITADO POR TRUMP?
Las imágenes de una turba enardecida irrumpiendo en el Capitolio de Estados Unidos mientras sus parlamentarios se escondían aterrorizados en su interior solían ser consideradas como material para una película de ciencia ficción.   / ver más /
El Buró Federal de Investigaciones (FBI) está pidiendo ayuda para identificar y arrestar a quienes el miércoles 6, asaltaron el Capitolio.   / ver más /
Una nueva variante del coronavirus se detectó por primera vez el mes pasado en el Reino Unido y ahora se ha extendido a 38 países, probablemente transmitida por personas infectadas que viajaron y sin saberlo, trajeron consigo a los invasores microscópicos.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
No era difícil de prever, cuando comenzó su presidencia, de que terminaría exactamente como lo ha hecho. Donald Trump es un pirómano que prendió fuego a nuestra república constitucional.   / ver más /