ESTADOS UNIDOS: UNA SOCIEDAD ARMADA
A UNA VIOLENCIA CONSTANTE SE LE SUMA LA ANGUSTIA POR LA PANDEMIA, EL RACISMO Y UN TENSO CLIMA POLÍTICO 
17480A.jpg

Cada día, de promedio, 313 personas en Estados Unidos son víctimas de disparos de armas de fuego: 103 de ellas morirán. 95 habrán sido tiroteadas por alguien con intención de matar pero sobrevivirán a sus heridas. 37 serán asesinadas a sangre fría. 63 se suicidarán con un arma de fuego. 10 intentarán acabar con su vida con una pistola, pero sobrevivirán. 1 persona morirá porque estará en el lugar equivocado en el momento equivocado cuando una bala se les cruce en el camino. 1 morirá por lo que se denomina “una intervención legal”, aquella que sucede cuando quien dispara es la policía u otra fuerza del orden… 4 sufrirán la experiencia anterior, pero vivirán para contarlo… 

Estos datos son del Centro de Control de Enfermedades (CDC) que solo tiene algunas cifras, no todas, actualizadas hasta 2018. Según datos del CDC, en el último medio siglo ha muerto más gente en Estados Unidos por disparo de arma de fuego que por todas sus guerras juntas.

Estados Unidos es un polvorín con cerca de 400 millones de armas en manos de una población que no llega a los 330 millones. Solo en los primeros 6 meses de 2020 se vendieron 19 millones de armas, casi el doble que en el mismo periodo del año anterior, según Small Arms Survey. 

Mientras que solo representa el 4,4% de la población mundial, Estados Unidos tiene un 46% de la población civil del mundo en posesión de una, dos o varias armas. 

Desde las zonas rurales hasta las grandes metrópolis, una desenfrenada compra de armas recorre desde hace meses Estados Unidos. Se trata del reflejo de la creciente angustia por la pandemia, el racismo imperante en una sociedad que no ha superado la discriminación racial y un clima político elevado a la máxima tensión que han exacerbado una violencia que ya existía. 

Los 8 minutos y 46 segundos de agonía de George Floyd, un hombre negro asfixiado en mayo bajo la rodilla de un policía blanco en Minneapolis, hizo que Estados Unidos viviera una ola de protestas antirracistas, en ocasiones violentas, desconocidas desde la época de la lucha por los derechos civiles en la década de los 60. 

Donald Trump no actuó responsablemente: azuzó el miedo y denunció un caos orquestado por la extrema izquierda para usar la realidad de Floyd con fines electoralistas y prometer restablecer “la ley y el orden” si lograba un segundo mandato en las elecciones.

A muchos agentes del orden, les preocupa cómo reaccionarán las fuerzas extremistas en caso de que el resultado electoral del 3 de noviembre se retrasara o sea contestado. “Si Trump no es elegido temo que algo malo puede pasar”. 

 

Edición de esta semana
LA GENTE ESTÁ ADAPTÁNDOSE A LOS CAMBIOS CULTURALES NECESARIOS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN
El gobernador Asa Hutchinson promocionó el progreso en los esfuerzos de vacunación contra el coronavirus de Arkansas, pero dijo que el estado necesita aplicar las vacunas a más residentes de 70 años o más antes de que pueda ponerlas a disposición de grupos de población adicionales, lo que espera hacer antes del 1 de marzo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
A pesar de sus imperfecciones y fallos, las Naciones Unidas 76 años después de su fundación, sigue prestando importantes servicios a la humanidad   / ver más /