NECESITAMOS TERMINAR CON EL CAOS

¿Cuatro años más de Trump que se arropa con la bandera, contraviene la Constitución, usa la Biblia, una iglesia y la Casa Blanca como escenarios políticos y prácticamente no paga impuestos?

Se trata de un mentiroso patológico, envanecido, fraudulento y racista.

Veamos, más de 225.000 muertos en 7 meses por covid-19 ya casi 8.5 millones de infectados en EE.UU. y todavía sin un plan nacional para combatir la pandemia. 

La economía está en la peor forma desde la Gran Depresión y tenemos un presidente que pregona el miedo y vende mentiras (más de 20.000 en menos de cuatro años) y la división nacional. Trump heredó una economía en crecimiento de Obama. No la forjó él como afirma. Otros tres presidentes desde Eisenhower tuvieron mejores economías.

¿Qué habría pasado si Trump nos hubiera dicho a todos la verdad sobre el virus a principios de febrero tal como lo hizo en una entrevista grabada con el periodista Bob Woodward y luego utilizó todo el peso del gobierno federal para ocultarlo en lugar de pretender que el virus no era tan importante y desaparecería? ¿Cuántas vidas y trabajos se habrían salvado? 

Creo que Trump, con la ayuda del líder republicano del senado Mitch McConnell, y el fiscal general William Barr, han socavado nuestra república de 244 años que alguna vez fue, como dijo el presidente Reagan, una “un foco brillante en la cima de la montaña para que todo el mundo la vea y la copie”. 

En cambio, Trump con su afirmación de “solo yo puedo arreglarlo”, está destruyendo las mismas instituciones públicas que nos han servido bien por tantos años. Sus ataques a nuestro sistema de votación por sí solos están haciendo más daño por los ataques piratas virtuales de Rusia, China e Irán juntos. 

Cualquiera que se niegue a asumir su propia responsabilidad y siempre culpe a los demás no puede ser el líder de esta gran nación.

¿Cuatro años más de caos y mentiras? ¡DESPIERTA, AMÉRICA!

 

DEBEMOS ACTUAR

El Pew Research Center publicó los resultados de investigaciones a nivel nacional de adultos tituladas “El público, el sistema político y la democracia estadounidense”. Una sección del estudio fue sobre las responsabilidades de la ciudadanía sobre la “importancia” de acciones relacionadas con lo que significa ser un buen ciudadano.

En aras de la brevedad Pew resumió que el 74% afirmó que votar en las elecciones era muy importante. También en la categoría muy importante estaban respetar las leyes con el 69%; considerar las opiniones de otras personas con las que no está de acuerdo, el 61%; participar en el Censo, 60%; voluntariado para ayudar a otros, 52%; estar al tanto lo que sucede en el gobierno y la política, el 49%; protestar si cree que las acciones del gobierno son malas, el 45% (más un 37% adicional que dijo que protestar era “algo” importante).

Desde un punto de vista político, la investigación señala que los demócratas y republicanos y los independientes que se “inclinan” a uno u otro lado, coincidieron en gran medida en la importancia de la mayoría de estas responsabilidades.

Algunos han dicho que el silencio es complicidad. No hacer nada, incluso no estar consciente o no seguir los acontecimientos actuales y el discurso cívico, sugiere una aprobación a “es lo que es”. Pero otros dirían: “Lo que es, es, pero no tiene que ser así”.  

Edición de esta semana
RESIDENTES DIVIDIDOS SOBRE LA PENURIA DE NUEVAS RESTRICCIONES, IMPACIENTES POR MEJORAR LA ECONOMÍA Y FATIGADOS POR LA PANDEMIA 
La ola de casos que se extiende por gran parte del país sigue siendo una gran preocupación de funcionarios estatales y locales, donde residentes están divididos sobre la necesidad o no de nuevas restricciones, impacientes por mejorar la economía y fatigados por la pandemia.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si hay algo que covid-19 ha expuesto en el sistema educativo, es que una medida no sirve para todos. Esto se aplica a los maestros, estudiantes, administradores, padres y comunidades.   / ver más /