EL TIRANTE DEBATE DE LOS CANDIDATOS A VICEPRESIDENTE NO DIO UNA VISIÓN DE LA POLÍTICA FUTURA 
UNA MOSCA SE ROBA EL SHOW EN EL DEBATE POR DELANTE DE KAMALA HARRIS Y MIKE PENCE
17318A.jpg

El debate de los candidatos a vicepresidente la noche del miércoles 7, no les dio a los espectadores una visión de la política estadounidense futura. Ambos candidatos hicieron todo lo posible para defender a su respectivo compañero de fórmula y lanzar ataques al oponente.

La realidad sugiere que el debate servirá poco para cambiar la dinámica de las carreras.

Mike Pence, el “presidente en la sombra” amado por los evangélicos y al frente de la respuesta oficial al coronavirus y como la mayoría de los vicepresidentes, tuvo sus ojos puestos en una futura candidatura presidencial propia. Para hacer eso, buscó ganarse la base de Trump y, al mismo tiempo a los republicanos y a los independientes de derecha que pueden estar descontentos con la política de Trump. Y así, durante todo el debate, defendió al presidente, pero también trató de moldear su propia identidad.

Kamala Harris trató de demostrar que es una abanderada hábil. Cuando se le dio la oportunidad, habló sobre su educación y antecedentes biraciales y profesionales, aprovechando la oportunidad para presentarse a una audiencia estadounidense más amplia.

No es sorprendente que la pandemia fuera el tema de apertura del debate y, como era de esperar, Harris pasó al ataque. La línea más clara de Harris fue citar estadísticas (215,000 estadounidenses muertos) y acusar al gobierno de Trump de “ineptitud” e “incompetencia”.

Sorprendentemente, ninguno de los candidatos dedicó mucho tiempo al hecho de que la propia Casa Blanca se ha convertido en el último punto de contagio del coronavirus en EE.UU.

Cuando el tema se centró en el medio ambiente para Pence fue su ocasión para atacar. Biden ha ampliado su plan para abordar el cambio climático y Harris fue una de las patrocinadoras originales de la propuesta climática Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde). Si bien eso les ha valido elogios de los ambientalistas, hay votantes en Estados indecisos que podrían ver más regulaciones gubernamentales como una amenaza para su sustento económico, una realidad que Pence intentó explotar.

Aunque Pence reconoció que “el clima está cambiando”, advirtió que el Green New Deal “hundiría la energía estadounidense”. Acusó a Biden de querer “abolir” los combustibles fósiles (petróleo) y prohibir el fracking, lo que Harris señaló que era falso.

Durante el bloque sobre la justicia racial, la senadora Harris trajo a colación que el presidente Trump haya llamado “violadores” y “criminales” a los mexicanos.

Harris denunció también el que Trump no hubiera condenado directamente el supremacismo blanco y que afirmara que “en ambos bandos” hay buenas personas.

A todo esto, una mosca que se posó sobre la cabeza del vicepresidente se convirtió en la invitada no deseada al debate, e hizo estallar las redes sociales.

Antes de terminar el debate, el insecto ya tenía una cuenta en Twitter, había generado una avalancha de memes y era una etiqueta muy comentada y hasta Joe Biden, se sumó a la ola, al publicar una imagen suya con un matamoscas en la mano.

Antes de terminar el debate, el insecto ya aparecía en algunas encuestas humorísticas que planteaban quién ganó el debate, Mike Pence, Kamala Harris o la mosca. 

 

Edición de esta semana
JOYCE ELLIOT, PARA CONGRESISTA EN WASHINGTON D.C.
Joyce Ann Elliott (nacida el 20 de marzo de 1951) creció en la pequeña comunidad de Willisville, en el condado de Nevada, Arkansas, donde se graduó de la escuela secundaria rural, en una clase con sólo 9 estudiantes. Joyce fue la segunda alumna negra en graduarse de la escuela. Su hermana mayor, Carolyn, fue la primera.   / ver más /
Daisy Bonilla es la candidata demócrata para el escaño del Distrito 93 de la Cámara de Representantes de Arkansas que actualmente tiene ocupa el republicano Jim Dotson.   / ver más /