¿DEBATE O CIRCO TELEVISIVO?
Por Michel Leidermann

Los debates presidenciales —como toda la discusión política que recreamos en medios, redes, cafés— son un atractivo coctel de morbo, curiosidad y entretenimiento. Buscamos grandes declaraciones, tremendos tropiezos, pistas inescrutables que permitan entender cómo tal o cual dicho o imagen puede inclinar o no una elección. Pero es un teatro performático; rara vez hay sustancia.

Este ha sido el primer asalto de tres debates entre Donald Trump y Joe Biden. Uno de los momentos más esperados en la campaña electoral que obliga a los candidatos a contrastar sus respectivos programas ante los votantes. Y, sin embargo, el impacto que tienen estos debates sobre el resultado de las elecciones es cada vez menor: solo un 5% de los votantes creen que serán persuadidos en el debate.

En esta primera ocasión Trump ha conseguido que el debate se parezca a él. Los votantes deberán decidir si quieren que Estados Unidos se siga pareciendo a él o si hay que cambiar de presidente. 

Trump fue por todo y, de ganar, no dejará a la democracia en pie.

En el peor de los escenarios, inflamará las calles con sus seguidores —stand back and stand by— y luego intentará que, ante resultados cerrados, los magistrados que nombró en la Corte Suprema, decididamente inclinada hacia el conservadurismo, le concedan la reelección que lo proteja del escarnio y la justicia, y favorezca las necesidades políticas del Partido Republicano.

No lo espero, pero mi mayor temor es que su ataque tipo callejero, triunfe. Entonces habrá acabado esa apuesta democrática llamada Estados Unidos y el mundo ingresará sin atenuantes en una zona de oscuridad donde la expectativa de la aplicación justa de la ley dejará paso a tribunales que se arrodillan al deseo de los autócratas. Lo hemos visto en muchas partes, no es nuevo y es factible.

El Nobel de economía Paul Krugman agitó la misma duda: si Trump pierde “Enfrenta la ruina personal. Ni siquiera tendrá palabras insinceras a la idea de perder pacíficamente. A menos que Biden gane de manera aplastante, se cocina una crisis institucional por la combinación de la desesperación de Trump y el desprecio de su partido por la democracia” dijo.

 

FRENCH HILL HA SIDO UN DESENGAÑO

El representante republicano por Arkansas, French Hill, hizo una declaración artificiosa de porque él cree que se debe devolver a EE.UU. toda la fabricación de medicamentos y que es hora de hacerlo de inmediato. Me pregunto ¿Qué ha estado haciendo él los últimos 4 años en el Congreso aparte de ser cómplice de las políticas del presidente Trump y de su liderazgo fallido?

El llamado recorte de impuestos de Trump del que Hill se jactaba de haber apoyado, en realidad fue un aumento de impuestos para la generalidad ya que al mismo tiempo eliminaron las deducciones, por lo que la mayoría de contribuyentes, en la práctica, tuvo aumento. 

Hill siempre ha votado en línea con su partido e incluso ha votado en contra del paquete de ayuda económica por el coronavirus. No reconoce el hecho de que el gobierno le debe millones de dólares al independiente Servicio Postal, (por lo que Trump nombró a uno de sus donantes políticos para ahorcarlo), todo para estancar al Servicio Postal. Ahora, aquellos que dependen del USPS para recibir a tiempo medicamentos, cheques de pensión, etc., tendrán que sufrir mayores atrasos.

French Hill se candidateó como agente de cambio para mejor. Ha fallado miserablemente. Debemos reemplazarlo con Joyce Elliot este 3 de noviembre. 

 

 

Edición de esta semana
JOYCE ELLIOT, PARA CONGRESISTA EN WASHINGTON D.C.
Joyce Ann Elliott (nacida el 20 de marzo de 1951) creció en la pequeña comunidad de Willisville, en el condado de Nevada, Arkansas, donde se graduó de la escuela secundaria rural, en una clase con sólo 9 estudiantes. Joyce fue la segunda alumna negra en graduarse de la escuela. Su hermana mayor, Carolyn, fue la primera.   / ver más /
Daisy Bonilla es la candidata demócrata para el escaño del Distrito 93 de la Cámara de Representantes de Arkansas que actualmente tiene ocupa el republicano Jim Dotson.   / ver más /