MÉXICO LE DECLARA LA GUERRA A LA OBESIDAD
LOS NIÑOS ESTÁN PARTICULARMENTE AFECTADOS PORQUE CUANDO JÓVENES DEFINEN SUS PREFERENCIAS ALIMENTICIAS
17218A.jpg

México padece una epidemia de diabetes y obesidad que hace a su población doblemente vulnerable a la pandemia de coronavirus. 

México es el primer consumidor de refrescos a nivel mundial, con 163 litros por persona al año, un consumo un 40% mayor que el estadounidense promedio, según un estudio reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 

El país también ocupa la tasa más alta de obesidad en adultos entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Con unos 10 millones de diabéticos -número que va en ascenso debido a que un 73% de la población adulta tiene problemas de obesidad y sobrepeso- el sistema de salud está al borde del colapso, sin contar la pandemia por Covid-19. 

El Estado mexicano se ha propuesto combatir el problema estableciendo un impuesto especial a las bebidas azucaradas para reducir su demanda. También está en marcha un etiquetado de alimentos “chatarra”, altos en azúcares, sodio, y grasas saturadas, una medida que fue aprobada por la Cámara de Diputados y el voto favorable del Senado a fines de 2019, a la cual le falta aún ser promulgada por el Ejecutivo para que entre en vigor.

A eso se suman las iniciativas de varios estados del país que prohíben la venta de refrescos a menores de edad. Oaxaca fue el primero, seguido de Tabasco, y la Ciudad de México y Sonora preparan iniciativas similares.

México registra al 20 de agosto de 2020 más de 58 mil muertos por COVID-19. Se estima que el 71% de las personas que fallecieron por la pandemia padecían una o más comorbilidades, es decir, enfermedades concomitantes, más del 37% sufrían diabetes y el 24.8% tenía obesidad. 

La obesidad está asociada a muchas enfermedades, con 14 causas de mortalidad en el país. De manera muy especial, con las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y con la diabetes. México es uno de los países con el mayor número de muertes por diabetes en el mundo. 

La cuarta causa de mortalidad en México es la cirrosis hepática, que se debe en buena parte al consumo de alcohol, pero también, al consumo de bebidas azucaradas que generan hígado graso, no alcohólico, que es un factor de riesgo para tener cirrosis. Esta suma de enfermedades es una de las razones por la que estamos teniendo una carga tan importante provocada por la mala alimentación.

Los niños están particularmente afectados porque es en la infancia y en la adolescencia cuando se definen las preferencias alimenticias. La industria de la comida chatarra, al dedicarse específicamente a ellos, se asegura de tener clientes cautivos de por vida y el sobrepeso y la obesidad en los niños ha aumentado en más del 80% en los últimos 19 años. 

Los estados mexicanos están desesperados buscando formas de proteger a la infancia de estas estrategias publicitarias que tienen como blanco a los niños para hacerles consumir productos que les hacen daño. Lo que las autoridades están haciendo es equilibrar un poco, porque la industria tiene una ofensiva de regalos, incentivos, publicidad, puntos de venta y promociones para que los niños los consuman. Lo que el gobierno está tratando de hacer es que los productos que son dañinos sean de más difícil acceso para los niños. Más bien se trata de elevar la protección con barreras que equilibren esas opciones poco saludables.

Se tiene que pensar en formas de socialización que desalienten el consumo de refrescos, porque en zonas muy pobres del país es el equivalente a tomarse un café en las ciudades. Ese momento social se traduce en ir a la tiendita a tomar un refresco. Estas zonas rurales de muy bajos recursos son las que menos experiencia tienen con las enfermedades crónicas, un fenómeno que ocurre en muchos países. 

Cuando hay una población que no tiene experiencia con enfermedades crónicas porque no las ha padecido por generaciones, ni siquiera entiende qué productos hacen daño, ni detecta los síntomas. Uno de los síntomas de la diabetes es que da mucha sed y se empieza a orinar mucho. 

En comunidades en donde hay diabetes a nivel familiar, enseguida se dan cuenta, o evitan los riesgos porque saben lo que puede ocurrir, pero en donde no existe ese conocimiento se es muy vulnerable. Les empieza a dar sed y toman más refresco, es un daño terrible. El daño por diabetes en México es una enorme carga. 

 

Edición de esta semana
Cada 21 De Septiembre Se Celebra El Día Internacional De La Paz
La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de la Paz en 1981. Dos décadas más tarde, en 2001, la Asamblea General decidió por unanimidad designar este Día jornada de no violencia y alto el fuego.   / ver más /
El alcalde de Little Rock Frank Scott Jr. y el distrito escolar anunciaron que distribuirán miles de puntos de acceso WiFi a los alumnos necesitados en Little Rock para garantizar que puedan participar en el aprendizaje digital este año escolar.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador Hutchinson anunció que Arkansas participará en una extensión a la respuesta a la pandemia que permite que los alumnos de las escuelas públicas de Arkansas reciban comidas escolares gratuitas hasta fines de diciembre. Incluso aquellos que no califiquen para las comidas gratuitas podrán recibirlas a través del programa que reembolsará los gastos del estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La Convención del partido republicano, el de Trump, fue una perorata de cuatro días sobre los peligros inminentes del socialismo. Socialismo ha sido la palabra para infundir miedo que el Partido Republicano ha utilizado desde la década de 1930.   / ver más /