EL TELEABORTO AUMENTÓ EN EE.UU. POR LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS
ESTÁ DISPONIBLE EN PAÍSES COMO CANADÁ, AUSTRALIA O COLOMBIA, Y SE HA IMPULSADO EN OTRAS NACIONES CON MOTIVO DE LA PANDEMIA
17154A.jpg

En Estados Unidos, pese a que en 18 estados está prohibido el aborto médico mediante el uso de la telemedicina, más mujeres han solicitado este tratamiento a partir de marzo, cuando se implementaron a lo largo del país órdenes de confinamiento.

Así lo afirma la organización de investigación de salud Gynuity que, bajo el nombre de TelAbortion, provee un modelo de abortos médicos por telemedicina pionero en el país, una modalidad relativamente reciente que ha cobrado más visibilidad en medio de la pandemia del coronavirus.

En comparación con los meses de enero y febrero, en marzo y abril 2020 "se ha duplicado el número de mujeres que abortaron a través del programa", explica Gynuity.

El teleaborto también está disponible en países como Canadá, Australia o Colombia, y se ha impulsado en algunas naciones con motivo de la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) admite que las mujeres lleven a cabo el tratamiento de aborto médico desde casa hasta las 9 semanas de gestación.

Pero la práctica no está exenta de polémica en EE.UU. Tanto así que un grupo de senadores del conservador Partido Republicano recientemente introdujo un proyecto de ley para prohibir su uso a nivel nacional.

TelAbortion es el único programa en EE.UU. bajo el cual las pacientes reciben los medicamentos por correo postal, acompañados de consultas por vídeo sin necesidad de estar presentes en un centro médico autorizado que dispense el tratamiento.

El programa sirve a mujeres en el servicio militar que no tienen acceso a proveedores de abortos, a mujeres que viven a tres horas o más de la clínica más cercana autorizada para realizar abortos médicos, a pacientes que tienen hijos pequeños y no tienen con quién dejarlos mientras van a la consulta, y a otras que intentaron practicarse un aborto no seguro y sin acompañamiento médico tras haber adquirido píldoras no autorizadas por internet.

Previo a que las pacientes reciban un kit que incluye las dos principales drogas para abortar de forma médica, mifepristona y misoprostol, se solicita un ultrasonido para verificar que el embarazo esté por debajo o en las 10 semanas de gestación requeridas para recetar los fármacos y realiza una consulta por videoconferencia.

De acuerdo a una normativa de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.  (FDA), el fármaco mifepristona solo puede ser administrado por proveedores certificados en espacios médicos específicos, lo que no incluye farmacias.

Estas restricciones hacen que sea imposible que las mujeres puedan recoger las drogas en su farmacia de preferencia y tomarlas en casa. Pero Gynuity hace posibles los envíos por correo en el marco de una investigación científica avalada por la FDA.

Esto significa que las pacientes aceptan colaborar con el estudio, que inició en 2016 y se plantea evaluar “la seguridad, estabilidad y accesibilidad” del enfoque de la telemedicina.

Algunos centros de investigación sobre salud reproductiva y sexual, como el Instituto Guttmacher, argumentan que las regulaciones actualmente impuestas sobre la mifepristona por la FDA son "innecesarias", ya que el fármaco es de "bajo riesgo, altamente efectivo y menos del 0,4% de las pacientes requieren de hospitalización por infección o transfusión".

El costo del tratamiento de TelAbortion puede variar entre $200 y $750 en las 9 clínicas alrededor del país que están afiliadas a la investigación.

De acuerdo a su programa, disponible solo en 13 estados y el distrito de Columbia, las pacientes que califican solo acuden a un centro médico para hacerse un ultrasonido o pruebas de sangre indicadas por su "telemédico".

El tratamiento puede indicarse siempre y cuando la paciente esté físicamente presente en un estado en el que se lleva a cabo el programa para el momento de la tele-consulta, así como el médico tendrá que tener licencia médica en ese mismo estado, aunque físicamente esté en otro lugar del país.

Gynuity explica que “Solicitamos en el proyecto que las pacientes confirmen que el aborto fue completado mediante alguna prueba médica, como un examen de orina", y el kit que envían incluye uno. Sin embargo, alrededor de 13% al 15% de las pacientes no se reportan de vuelta tras haber recibido las pastillas.

El rango de complicaciones es el mismo que con cualquier aborto médico. El hecho de enviar por correo las pastillas no parece aumentar el riesgo de posibles problemas. Alrededor del 1% al 2% de abortos médicos requieren de posterior atención en una clínica y no se incrementan por el hecho de hacerse por medio de la telemedicina.

La OMS establece que los abortos médicos pueden realizarse desde casa y ser controlados por la mujer que lleve un embarazo de menos de 9 semanas de gestación.

En EE.UU., los abortos médicos constituyeron casi el 40% de la totalidad de abortos practicados por mujeres en 2017, en comparación con el 25% en 2014, de acuerdo al Instituto Guttmacher.

Bajo el protocolo estándar de abortos médicos presenciales aprobado por la FDA, solo se requiere de una visita al médico para que una paciente obtenga las píldoras y esta puede tomar la segunda medicación, el misoprostol, en casa o en cualquier otro sitio que desee.

Una cita de seguimiento se realiza con el proveedor del tratamiento por lo general entre 7 y 14 días después de haberlo tomado.

Otra modalidad de tele-aborto en EE.UU. es brindada por Planned Parenthood, una organización que existe desde hace más de 100 años con más de 600 centros médicos a nivel nacional. En 2008 comenzó a brindar tele-abortos bajo un esquema llamado site-to-site (o "de clínica a clínica") y actualmente lo hacen en 17 estados.

Según su sistema, la paciente todavía debe asistir en persona a un centro médico de su red, pero recibe la consulta mediante una videoconferencia con un especialista que no vive la misma zona y está autorizado para dispensar los fármacos.

La paciente se somete a un ultrasonido que define cuántas semanas de gestación tiene, toma la primera pastilla durante la videoconferencia y luego sigue el tratamiento en casa.

La escasez de clínicas proveedoras de abortos, especialmente en zonas rurales de EE.UU., es uno de los principales motivos por los cuales un número de organizaciones aconseja expandir la práctica del teleaborto. En 2017, el 38% de mujeres entre 15 y 44 años vivía en un condado que no contaba con una clínica de abortos, de acuerdo al Instituto Guttmacher.

Un estudio comparativo realizado por la OMS en 2011 que consideró 9 estudios alrededor del mundo acerca de los abortos médicos presenciales y los que se efectuaban desde casa, concluyó que no existía evidencia que demostrara "que el aborto médico en casa es menos efectivo, seguro o aceptable que uno llevado a cabo en una clínica".

La gente que vive en zonas apartadas o rurales lo agradece, porque de este modo van a su centro médico más cercano y no tienen que manejar por horas hasta el proveedor autorizado.

Del mismo modo, el Colegio Estadounidense de Ginecólogos y Obstetras (ACOG), que representa a 60.000 especialistas incluyó en un boletín oficial que "el aborto médico puede proveerse de manera segura y efectiva por medio de la telemedicina con un alto nivel de satisfacción por parte de los pacientes. Además, el modelo parece mejorar el acceso al aborto temprano en áreas que carecen de un proveedor de atención médica", indica. 

 

Edición de esta semana
GOBERNADOR ASA HUTCHINSON MANTIENE SU PLAN DE REABRIR LAS ESCUELAS EN AGOSTO
En su conferencia de prensa del martes 21, el gobernador Asa Hutchinson mantuvo su plan de reabrir las escuelas a la instrucción en persona en agosto mes, incluso cuando un grupo de pediatras en Arkansas, desaconsejó hacerlo en muchos de los condados del Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El representante por 30 años, John Lewis (D-GA), quien falleció el pasado viernes 17, es recordado con justa razón como un defensor de los derechos civiles y del derecho al voto durante toda su vida. Lo que menos se sabe es que fue uno de los más valientes y consistentes defensores de políticas migratorias justas y humanas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El presidente Donald Trump, empujado a regresar a la sesiones informativas televisivas por su popularidad cayendo en picada y el desplome de la confianza del público en su manejo de la pandemia, finalmente favoreció el uso de mascarillas, semanas después de que líderes estatales, municipales y locales habían suplicado a sus residentes que usaran mascarillas para frenar la propagación descontrolada del Covid-19.   / ver más /