CORTE SUPREMA BLOQUEA EL INTENTO DE TRUMP DE PONER FIN A DACA que PROTEGE A CASI 800.000 JÓVENES INDOCUMENTADOS 
EN UNA DECISIÓN AJUSTADA 5-4, LA CORTE TACHA DE "ARBITRARIA Y CAPRICHOSA” LA DECISIÓN DEL PRESIDENTE
17017A.jpg

La Corte Suprema asestó un nuevo golpe a las políticas discriminatorias de Donald Trump cuando el jueves 18, por una ajustada mayoría, rechazó eliminar la protección legal para 800.000 jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos. conocidos como Dreamers (Soñadores), llamando la demanda del gobierno una medida "arbitraria y caprichosa".

La opinión contra la petición del gobierno fue escrita por el presidente del Tribunal, John G. Roberts Jr., y especifica que los magistrados abordaron si la conclusión propuesta por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) fue correcta, es decir, reconoce la ilegalidad del programa, pero no su forma de terminarlo y concluye que la Administración Trump no dimensionó el impacto al terminar el programa.

El juez Roberts Jr. reconoce que DACA podría ser considerado “ilegal”, pero el DHS no puede terminar las protecciones a inmigrantes que llegaron al país siendo niños sin ofrecerles una opción.

El programa DACA creado en 2012 por orden ejecutiva del presidente Barack Obama, ofrece a jóvenes indocumentados protección para no ser deportados y un permiso de trabajo temporal (a través de los cuales muchos han recibido seguro de salud de sus empleadores y deben renovar el permiso cada 2 años.

La posibilidad de trabajar también les ha permitido pagarse la escuela, realizar estudios de educación superior y sacar un permiso para conducir (esto último solo en algunos estados). En algunos estados, el programa también les ha brindado acceso a colegiaturas como residentes estatales (EN ARKANSAS DESDE EL AÑO PASADO) y a recibir becas y préstamos con financiamiento estatal. Además, dependiendo de su lugar de residencia, los beneficiarios también pueden calificar para recibir atención médica subsidiada por el estado.

Desde que Trump se movilizó para ponerle fin en 2017, no se ha aceptado ninguna solicitud nueva para el programa, pero los defensores de los inmigrantes han logrado mantenerlo parcialmente vivo por algunas vías legales. Los tribunales menores han decidido que la gente que ya tiene el estatus debería poder renovarlo hasta que la Suprema Corte emitiera su fallo final lo que sucedió el jueves 18.

Si bien el dictamen no impide que Trump persista en su intento de terminar con DACA, la decisión supone un fuerte revés para su gobierno, Trump ahora debe renunciar al intento de acabar con DACA o bien proporcionar a un tribunal inferior una justificación más sólida para terminarlo de la que ha ofrecido hasta ahora. Es probable que el proceso tome muchos meses y que ponga el ataque contra el programa en un estado inactivo hasta después de las elecciones de noviembre 2020.

En noviembre de 2014, Obama anunció cambios al programa para incluir a los inmigrantes indocumentados que hubieran entrado en el país antes de 2010 en lugar de 2007 y eliminar el requisito de los 31 años de edad, pero un fallo de un tribunal federal bloqueó estas últimas medidas.

El presidente Trump, que ha hecho del combate a la inmigración irregular uno de sus principales pilares, prometió que terminaría con DACA por considerarlo ilegal e inconstitucional.

En septiembre de 2017, el exfiscal general Jeff Sessions, anunció la anulación del programa, pero la medida quedó en el aire a la espera de la resolución de la Corte Suprema.

Según cifras del USCIS, desde 2012 unas 800.000 personas han sido beneficiarias del DACA. De estas, unas 40.000 solicitaron y obtuvieron un permiso de residencia permanente, conocido como greencard, y unas 70.000 no quisieron o no pudieron renovar el permiso cuando este venció.

Así, para septiembre de 2017, cuando Trump decidió poner fin al programa, el USCIS estimaba que había unos 690.000 beneficiarios activos. Un 90% de ellos vienen de América Latina, con unos 548.000 beneficiarios mexicanos.

La decisión de la Corte Suprema brinda tranquilidad temporal a miles de soñadores en todo el país. También es un testimonio del arduo trabajo y la perseverancia de los jóvenes inmigrantes y sus aliados en todo el país.

A raíz de la pandemia de COVID-19, más de 200,000 Dreamers han trabajado en roles esenciales para proteger a sus vecinos y comunidades y hay miles de ellos que están en la universidad a pesar de no ser elegibles para recibir ayuda financiera federal y hacer que sea más asequible.

De ellos, al menos 27,000 tienen distintas habilidades de atención de salud para atender a quienes enfrentan contagios de coronavirus, y pusieron en riesgo su propia salud al ser parte de los “primeros en responder” a esta pandemia.

Cada año, más de 65,000 Dreamers se gradúan de la escuela secundaria y 10,000 de la universidad, y contribuyen a la economía estadounidense. Los Dreamers pagan aproximadamente $2 mil millones cada año en impuestos estatales y locales. Deportar soñadores le costaría al gobierno federal un estimado de $60 mil millones, junto con una reducción adicional de $280 mil millones en el crecimiento económico durante la próxima década.

Por otro lado, los inmigrantes de DACA no le cuestan nada a los contribuyentes estadounidenses; Estos inmigrantes no son elegibles para ningún tipo de beneficios sociales o programas gubernamentales.

Legalmente pasarán 21 días a contar del jueves 18, para la implementación del fallo por las dependencias gubernamentales, lo que beneficiará a los actuales beneficiarios de DACA y permitirá la renovación de aquellos permisos que necesitan de este trámite, y probablemente permitirá las nuevas solicitudes de unos 130 mil jóvenes que califican pero que no la solicitaron anteriormente por algún motivo.

Además, una abrumadora mayoría de los estadounidenses apoya que los Dreamers viviendo y trabajando acá. Una reciente encuesta del Pew Research Center reveló que más del 70% de los estadounidenses apoya un proceso de ciudadanía para estos inmigrantes indocumentados.

El intento del presidente Trump de cambiar las vidas y los sueños de estos jóvenes, la mayoría de los cuales ha conocido a Estados Unidos como su único hogar, es cruel, destructivo en un momento en que nuestra nación necesita unidad y esperanza. La decisión de la Corte, fortalece el sistema educativo, la economía y la promesa del Sueño Americano.

Sin embargo, si bien la Corte detuvo temporalmente que la administración haga un segundo intento de poner fin a DACA, utilizando los procedimientos administrativos adecuados, ahora es el momento de aprovechar el impulso del fallo de la Corte Suprema para exigir al Congreso aprobar de inmediato una legislación que otorgue a los Dreamers una solución positiva definitiva. 

 

Edición de esta semana
MARÍA WEYRENS: PRESENTE EN LOS EVENTOS LATINOS DE ARKANSAS CENTRAL
Por Michel Leidermann
María Weyrens Gutiérrez es originaria de la ciudad de México y llegó a Little Rock hace unos 20 años con su familia cuando vinieron a visitar por primera vez a su tía “Tere” que ya se encontraba acá, y les gustó mucho. Su hermano mayor, Alejandro (ahora con Tacos Godoy) fue el primero en llegar.   / ver más /
El gobernador Asa Hutchinson anunció el viernes 3, que las ciudades de todo Arkansas pueden implementar una ordenanza que requiera cubiertas faciales obligatorias para ayudar a frenar la propagación de COVID-19.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La pandemia del coronavirus está exponiendo a que las ligas deportivas profesionales no pongan la salud y la seguridad de sus jugadores por delante de las ganancias de los equipos.   / ver más /