LA SANGRE DE UNA LLAMA TENDRÍA LA CURA CONTRA EL CORONAVIRUS
LA LLAMA WINTER PODRÍA SALVAR A LA HUMANIDAD
16920A.jpg

Una llama en una en la granja que alberga 130 llamas y alpacas en Bélgica sería clave para desarrollar un tratamiento efectivo contra el coronavirus.

El animal se llama Winter, tiene cuatro años, y científicos de las universidades de Texas y Ghent (Bélgica) han encontrado en su sangre un anticuerpo que bloquea al SARS-CoV-2, el virus que produce el COVID-19. 

Los investigadores vincularon dos copias de un tipo especial de anticuerpo producido por las llamas para crear uno nuevo “que se acopla firmemente” con la proteína Spike (S) del coronavirus, que es clave para que este pueda penetrar en las células humanas.

Las pruebas iniciales “in vitro” indican que el nuevo anticuerpo bloquea a los virus que tienen en su envuelta la proteína Spike para que no infecte a células en cultivo, según explica la Universidad de Texas en un comunicado que destacó que “este es uno de los primeros anticuerpos conocidos para neutralizar el SARS-CoV-2”, que causa la Covid-19”.

El equipo médico se está preparando para realizar estudios preclínicos en animales como hámsteres o primates no humanos, con la esperanza de realizar en un futuro pruebas en humanos, con el objetivo es desarrollar un tratamiento que ayude a las personas poco después de la infección con el virus.

Las vacunas deben ser administradas uno o dos meses antes de la infección para proporcionar protección, mientras que las terapias de anticuerpos son eficaces tras la administración y pueden emplearse para tratar alguien que ya está enfermo para disminuir la gravedad de la enfermedad.

El sistema inmunológico de camélidos como la alpaca, al detectar la presencia de bacterias y virus, producen dos tipos de anticuerpos; uno es similar a los anticuerpos humanos, pero el otro es de mucho menor tamaño.

Este segundo tipo, llamado anticuerpos de dominio único o nanobodies, pueden ser nebulizados y usados en un inhalador, lo que los hace “potencialmente muy interesantes como medicamento para un patógeno respiratorio, porque se pueden administrar directamente en el lugar de la infección”, según el equipo de la Universidad Texas.

La participación del animal en la investigación se remonta a 2016, años antes de la aparición de la COVID-19, cuando el equipo estudiaba dos coronavirus anteriores: SARS-CoV-1 y el MERS. 

 

Edición de esta semana
NOSOTROS
Por Michel Leidermann
El estado actual de nuestra sociedad revela una sombría realidad. La cantidad de muertes por virus en EE.UU. se eleva sin cesar hacia los 100.000.   / ver más /
El gobernador Asa Hutchinson anunció que el recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 7.818 el martes 2. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 136.   / ver más /