EL CORONAVIRUS ESTÁ CASTIGANDO MÁS FUERTE A NEGROS Y LATINOS
16803A.jpg

Las revientes cifras de víctimas mortales en algunas zonas del país indican que la enfermedad está golpeando especialmente a la población latina y negra, algo que expertos atribuyen a enfermedades preexistentes vinculadas a la pobreza, a la falta de acceso al sistema de salud, a la falta de acceso al sistema de salud y a la naturaleza de sus trabajos que los hace estar más expuestos. 

Al covid-19 se le ha definido como una enfermedad democrática que azota por igual a ricos y a pobres, pero los datos muestran que los barrios negros y latinos están siendo más fuertemente impactados por el coronavirus. La tendencia subraya las desigualdades económicas y en el acceso a la salud en EE.UU..

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, ha sido una de las primeras en lanzar la voz de alarma: el coronavirus está afectando de manera desproporcionada a la población negra y hay que tomar medidas para tratar de revertir la tendencia. Según datos de la agencia de salud pública, en Chicago cerca del 70% en su ciudad eran negros, pese a que constituyen solo el 30% de la población.

Pese a que por el momento solo algunas ciudades y estados están mostrando los datos disgregados por raza y etnia, los números que se conocen indican la tendencia de Chicago no es única.

En el estado de Louisiana, por ejemplo, pese a que la población negra solo representa el 30% del total, el 70% de las víctimas mortales por el coronavirus pertenecen a esa raza, mientras que en condados como el de Milwaukee, en Wisconsin, donde el 26% de la población es negra, las muertes de ese grupo ascendían a más del 80%.

En la ciudad de Nueva York, que se ha convertido en el epicentro de la enfermedad en EE.UU.  algunos de los barrios que han sido más fuertemente golpeados por el virus eran de mayoría latina como Jackson Heights, East Elmhurst o Corona, en Queens.

En Nueva York la mayoría de los trabajadores que continúan trabajando en los restaurantes, cocinando, haciendo entregas, manejando los trenes, cuidando a niños y ancianos o limpiando calles son inmigrantes o afroamericanos.

Una conclusión similar se puede sacar al mirar los datos de la incidencia de la enfermedad por código postal en Boston, Massachusetts. Las zonas con más casos por 100,000 habitantes son Mattapan y Dorchester (barrios con bajas rentas y con un alto nivel de población negra) y East Boston, un vecindario de mayoría latina.

Paradójicamente, los trabajadores esenciales, los que mantienen la sociedad en funcionamiento en medio de la pandemia y que continúan saliendo a la calle y en muchas ocasiones tomando el transporte público para que el resto del país pueda tener comida en la mesa y mantener los servicios básicos en funcionamiento son también los más desprotegidos.

Los latinos y negros son mayoría en puestos de bajos salarios y de pago por horas donde el trabajo remoto no es una opción.,

Los latinos son, de hecho, el grupo con mayor tasa de personas no aseguradas en EE.UU.  y la reciente norma de la carga pública del presidente Trump, ya estaba impidiendo a muchos de aplicar a beneficios como Medicaid (que ofrece servicios de salud a las personas de bajos ingresos), pese a ser elegibles.

Según datos de UnidosUS, el 18% de los latinos no están asegurados frente al 5% de los blancos no latinos. En el caso de los niños, el 8.1% de los niños latinos no tienen seguro respecto al 4.2% de los no latinos.

Y sin seguro de salud es aún más difícil que accedan a la salud que necesitan para someterse a tests y conseguir tratamientos de coronavirus.

El hecho de que la gente haya sido pobre toda su vida se nota en su cuerpo, en el tipo de enfermedades que tiene, en la prevalencia del asma en los barrios más pobres, en la gran tasa de enfermedades crónicas y el hecho de que la gente realmente tiene que trabajar y arriesgar su vida para poder comer.

Y precisamente las comunidades indocumentadas han sido excluidas de todas las ayudas del plan del gobierno y eso está haciendo que esta no sea una pandemia democrática, sino que profundiza la brecha de desigualdad en nuestra sociedad. 

 

Edición de esta semana
RESIDENTES DIVIDIDOS SOBRE LA PENURIA DE NUEVAS RESTRICCIONES, IMPACIENTES POR MEJORAR LA ECONOMÍA Y FATIGADOS POR LA PANDEMIA 
La ola de casos que se extiende por gran parte del país sigue siendo una gran preocupación de funcionarios estatales y locales, donde residentes están divididos sobre la necesidad o no de nuevas restricciones, impacientes por mejorar la economía y fatigados por la pandemia.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si hay algo que covid-19 ha expuesto en el sistema educativo, es que una medida no sirve para todos. Esto se aplica a los maestros, estudiantes, administradores, padres y comunidades.   / ver más /