LA PANDEMIA DE TRUMP
Por Michel Leidermann

Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.

Es cierto que el virus no se originó aquí. Pero la respuesta de EE.UU. a la crisis ha sido catastróficamente lenta e inadecuada, y el dinero necesitado lo retrasó Trump por su incapacidad y porque despreció la crisis y desalentó la acción inmediata necesaria hasta hace solo unos días.

Compare, por ejemplo, EE.UU. con Corea del Sur. Ambos países informaron su primer caso el 20 de enero. Corea rápidamente implementó pruebas generalizadas del virus y ha utilizado los datos para ordenar el distanciamiento social, lasa cuarentenas y otras medidas de contención y la enfermedad parece estar disminuyendo allí.

En los EE.UU. por el contrario, las pruebas apenas han comenzado a pesar de que tenemos seis veces su población y el número de casos aquí está disparándose.

Los detalles de nuestro fracaso son complejos, pero todos surgen en última instancia de la minimización de la amenaza por parte de Trump cuando afirmó que el Covid-19 no era peor que la gripe (ahora afirma haber sabido todo el tiempo que se avecinaba una pandemia).

¿Por qué Trump y su equipo negaron y demoraron la acción preventiva y curativa? Sugiero que Trump no quería hacer ni decir nada que pudiera bajar los valores de la Bolsa, la que parece considerar como la mesura clave de su éxito económico. Probablemente por eso, Larry Kudlow, el economista jefe de la administración, declaró el 25 de febrero que EE.UU. había "contenido" el coronavirus y que la economía estaba "aguantando bien".

Desde entonces, el mercado de valores ha perdido todas sus ganancias bajo la presidencia de Trump. Más importante aún, la economía está claramente en caída libre.

Ya hay pérdidas de trabajos causados por la caída en el gasto de los consumidores y las empresas.

Eso significa que también necesitamos invertir mucho más en programas de licencia pagada por enfermedad, beneficios de desempleo, cupones de alimentos y Medicaid, que ayudan a los estadounidenses en dificultades y que necesitan mucha más ayuda que solo la pérdida de dinero en efectivo.

Sin embargo, algunos republicanos ya objetan que individuos no van a buscar trabajo. Es un argumento pésimo incluso en los buenos tiempos, pero es absurdo ante una pandemia. Demuestra que todas esas semanas desperdiciadas cuando no se hizo nada para detener la contaminación porque Trump no quería escuchar nada que pudiera lastimarlo políticamente, se vuelve más significativo cuando las vidas estadounidenses están en riesgo.

La política de Trump es decir y hacer solo aquello que lo hará lucir bien, sin importar el interés nacional.

Nuestra primera prioridad debe ser reducir la pérdida de vidas con medidas inmediatas y decisivas, y luego tomar decisiones para enfrentar el sufrimiento económico muy real que enfrentan las familias y las empresas. Se deben tomar nuevas medidas de protección.

Lo que esto significa es que a medida que el Congreso asigna dinero para reducir la atrición económica del covid-19, no debe darle a Trump ninguna discreción sobre cómo se gasta el dinero de auxilio. 

El Congreso necesitó especificar las reglas sobre quién obtiene esos rescates y en qué condiciones. De lo contrario, sucederá que Trump abusará de cualquier discreción ejecutiva que se le otorgue para sus propias empresas y recompensar a sus amigos mientras castiga a sus enemigos. Eso es lo que es Trump. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /