LATINOS EN LAS ELECCIONES
Por Michel Leidermann

Es la hora de que los latinos sean decisivos en las elecciones. Son los números y la demografía de la comunidad las que ya consolidan su posición determinante en cientos de ciudades y en decenas de estados que configurarán un nuevo mapa político en todo el país.

Junto a esa realidad política se impone una realidad demográfica que confirma a la población latina como decisiva en muchas de esas elecciones en base a su crecimiento en los últimos años, siempre en la medida en que la comunidad se movilice y decida, ahora sí, por participar en las votaciones.

Porque si en EE.UU. llaman la atención los bajos índices de participación electoral (apenas un 57% de los electores participaron en una de las campañas más mediáticas en décadas como fue la de Obama en 2008), hay dos casos donde la situación es aún más alarmante: las elecciones municipales donde difícilmente la participación supera el 25% en las grandes ciudades, y el voto latino, cuyas comunidades siempre muestran participación aun inferior.

Es generalizada la percepción de que el votante latino está hoy desconectado de la política en EE.UU. y los candidatos son conscientes de esta inacción y esto provoca que en sus campañas no se dirijan mayormente a los latinos, no los impliquen emocionalmente en sus proyectos y, por tanto, refuerzan el convencimiento entre los propios latinos que su participación no es ni necesaria ni deseada por el sistema político actual.

Ha llegado la hora de romper esta premisa. La población latina no debe dejar en manos de los candidatos la decisión acerca de si pueden o no ser decisivos en las votaciones a lo largo y ancho del país. ¡Hay que actuar!

Se abre una etapa en la que la movilización de la comunidad latina marcará triunfos y derrotas electorales participando de las decisiones políticas que afectan a la seguridad de sus ciudades, a la educación de sus hijos, a sus posibilidades laborales, la inmigración, y que obliga a los candidatos a tener en cuenta a los latinos en sus campañas, a involucrarlos en sus proyectos y a aceptar que ante esta realidad cambiante, deben rápidamente modificar su mensaje y motivar y acoger a los latinos que sin lugar a dudas, podrían determinar su éxito o fracaso.

 

PRO-VIDA PARA TODOS

¿Dónde están las personas pro-vida cuando no son los fetos los que mueren? Estamos teniendo tiroteos masivos en este país, pero las personas que claman por el derecho a la vida solo lo hacen para los fetos y deberían hacerlo por todas las vidas, desde la concepción hasta la muerte natural. Esto cubre a todas las personas vivas: prisioneros, ancianos, discapacitados, maltratados, adictos, negros, blancos, amarillos, latinos, todos los seres humanos. No han alzado vigorosamente su voz para defender a esas víctimas de infortunios.

¿Por qué? Porque realmente pareciera que no les importan TODAS las vidas. 

Si fueran sinceros, forzarían a todos nuestros congresistas a pasar leyes que ayuden a detener la violencia armada actual. Creo que quienes condenan el aborto no son personas sinceras y que solo quieren forzar su voluntad sobre una madre embarazada. No les importan la madre o el niño. Cada embarazo es diferente, la situación de cada mujer es diferente y cada mujer debe vivir con su decisión.

Los pro-vida solo creen que clamar contra el aborto es lo justo. Pero clamar en contra de las masacres masivas pareciera no serlo. 

 

Edición de esta semana
EL MUNDO NUNCA SERÁ EL MISMO
Nunca he sido testigo de algo así en EE.UU., y es difícil comprender qué está sucediendo con el cierre de ciudades enteras. La velocidad a la que esto ha sucedido es asombrosa. Pasamos de una economía en auge que estaba creciendo bien, a una recesión en dos semanas.   / ver más /
El gobernador, Asa Hutchinson, informó que el número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 523 con 8 muertes hasta el martes 31 al mediodía.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.   / ver más /