LAS PENURIAS DE LOS POBRES
Por Michel Leidermann

El gobierno federal asiste, con vivienda y alimentos a varios de los 46,2 millones de pobres de EE.UU., pero la educación y la salud son cada vez más esquivas

Ser pobre en EE.UU., el país más rico del mundo, no es lo mismo que ser pobre en la India, en África o la Argentina. Pero igual hay penurias. En ciudades como Nueva York o Chicago, donde el costo de vida es más alto que en Arkansas o en Iowa, se sienten un poco más. 

Aun así, la mayoría de los hogares pobres tiene, por ejemplo, un horno de microondas o un aire acondicionado, bienes que aquí son muy baratos y que hace años eran considerados de lujo. 

Asumiendo que una persona tiene lo suficiente para comer y un lugar para vivir, algo que muchos que viven en la pobreza tienen gracias a la asistencia del gobierno, lo que más se sufre es la privación relativa; ver a todos caminar por ahí con un iPhone 4G por ejemplo.

La recesión que siguió a la crisis financiera global de 2008 creó casi 9 millones de nuevos pobres. Muchos no tienen trabajo. Otros trabajan, pero no ganan lo suficiente.

La pobreza alcanza a todas las edades y todas las etnias, pero golpea más a los negros (el 27,4% es pobre) y a los latinos (26,6%), porque, entre ellos, la desocupación es más alta, y el nivel de calificación es más bajo. Uno de cada cinco menores de 18 años (22%) es pobre.

Aquí, ser pobre significa tener problemas para pagar las cuentas a fin de mes, conseguir vivienda, educación y salud -que es muy cara-, antes que no tener luz o agua, o pasar hambre, como puede ocurrir en muchos países subdesarrollados. Con todo, la mitad de los hogares pobres enfrentaron “inseguridad alimentaria” en algún momento del año último, según el Departamento de Agricultura, lo que significa que tuvieron problemas para comprar suficiente comida.

Si una persona gana menos $950 por mes es pobre, según la Oficina de Censos. Ese dinero puede provenir de un trabajo, o del seguro del desempleo.

En cualquier caso, hay tres ayudas claves del gobierno federal que no están incluidas: 1) las “tarjetas para comida” por $200 todos los meses, que alcanza para los gastos del supermercado si se gastan juiciosamente, 2) una deducción impositiva al impuesto a las ganancias para trabajadores de bajos ingresos; y 3) Medicaid, un programa de salud para familias pobres, pero hay que encontrar un médico que lo reciba. Si se logra, recibe atención médica y cobertura dental, si tiene chicos.

Los únicos que no reciben beneficios o asistencia del gobierno son los 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Según el Instituto Brookings, si una persona trabaja a tiempo completo, recibe todos los beneficios y tiene una familia pequeña, puede llegar a bregar para llegar a fin de mes, pero no es pobre. Sin embargo, sufren la “privación relativa”, pues si bien los pobres en EE.UU. pueden estar mejor ahora que antes y mejor que en otros países, igual sufren la desigualdad.

En EE.UU. los jóvenes de familias ricas tienen más posibilidades de graduarse en la universidad, aún si obtienen peores notas que los jóvenes de familias humildes, según un análisis del Instituto de Política Económica. 

Las estadísticas, por ahora, dicen que es más probable es que los jóvenes de hoy en una situación de pobreza, no logren el “sueño americano”. 

 

Edición de esta semana
BERNIE SANDERS GANA EN NEVADA Y FORTALECE ASPIRACIÓN A LA CANDIDATURA PRESIDENCIAL
El progresista Bernie Sanders logró el sábado 22 una decisiva victoria en las asambleas electorales de Nevada y se consolidó en el liderazgo hacia la candidatura demócrata que enfrentará a Donald Trump en las elecciones de noviembre.   / ver más /
Sirviendo a la comunidad latina de Arkansas central durante 19 años ininterrumpidos (988 semanas), EL LATINO es, sin lugar a dudas, el periódico semanal con mayor permanencia e influencia en la comunidad latina en Arkansas.    / ver más /
El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson dijo el jueves en una conferencia de la Liga de Municipalidades, que quiere aclarar la confusión sobre su firma de una ley para prohibir que las ciudades de Arkansas adopten “políticas de santuario” que protejan a las personas que están en el país ilegalmente.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un tribunal federal de apelaciones en Washington confirmó por unanimidad de sus tres jueces, la anulación del requisito de “trabajo” de Arkansas en Medicaid.   / ver más /