EL CASTELLANO FUE LA PRIMERA LENGUA EUROPEA QUE SE HABLÓ EN EL ESTADOS UNIDOS DE HOY
16255A.jpg

Hubo un tiempo en el que el territorio que hoy ocupa Estados Unidos se hablaba solo las lenguas nativas y español. Nada de inglés.

El primero en llegar al actual territorio estadounidense fue Juan Ponce de León en 1513 que, junto a su tripulación, y otros conquistadores que vinieron detrás, realizaron una extensa exploración por lo que hoy es Florida.

La inscripción más antigua hecha en español la hizo el capitán español Juan de Oñate en una cueva en Nuevo México, más precisamente en el Monumento Nacional El Morro, en 1605 en la que anotó: “Pasó por aquí el adelantado Juan de Oñate”.

Las expediciones se extendieron a partir de 1536 por todo el sur y hacia el oeste del territorio actual de Estados Unidos.

Sin embargo, estas expediciones no establecieron colonias en un principio, sino que lo hicieron a fines del siglo XVII de una forma más permanente y los asentamientos se produjeron en diferentes etapas dependiendo del lugar. Las colonias en la mayor parte de California fueron a mediados del siglo XVIII mientras que en Nuevo México fue a fines del siglo XVII.

Muchas de las personas que llegaban a esas colonias se vieron obligadas a regresar a otras partes de México, o lo que se llamaba Nueva España en ese momento, porque había una población indígena muy fuerte que continuaba en aumento.

Mientras tanto, el panorama del castellano en el territorio que hoy ocupa Florida, era diferente pues muchas de las personas que vivían allí eran colonos y no administradores de España. En su mayoría eran mallorquines, por lo que en Florida se hablaban mallorquín.

Pero también es una realidad que hubo hispanohablantes de larga data que vivían en el sur de Texas y en comunidades de habla hispana que nunca aprendieron realmente inglés.

Los colonos ingleses recién llegaron a territorio estadounidense en 1607, casi un siglo más tarde que los españoles, y fundaron un asentamiento en Jamestown, Virginia.

El inglés no era la única lengua vehicular en las colonias. De hecho, el alemán, de uso habitual en el nordeste durante el siglo XVIII, podría haber llegado a ser la lengua de la nueva nación.

Con el paso de los años, la guerra mexicano-estadounidense (1846-1848) y el Tratado de Guadalupe-Hidalgo de 1848, que estableció que México cediera casi la mitad de su territorio a sus vecinos del norte, la influencia del inglés fue dominando gran parte del suroeste del territorio.

La fiebre del oro en California entre 1848 y 1855, provocó la llegada masiva de contingentes anglohablantes desde el este.

Pese a la imposición del inglés, el idioma español no desapareció por completo.

El castellano resistió en Estados Unidos gracias a los orígenes hispanos de muchos habitantes y a las nuevas olas migratorias del último siglo.

Existen estados, ciudades, ríos, sierras, etc. que tienen nombres en español. Para nombrar algunos: las ciudades de San Diego, El Paso, Santa Fe, San Francisco; los ríos Colorado, Brazos, Río Grande, las sierras de Sandía y Sierra Nevada.

Estados Unidos no tiene un idioma oficial. No lo establece la Constitución ni existe un documento que así lo declare.

Sin embargo, el inglés es la lengua que más se utiliza en el país. Y el español es el segundo idioma más hablado en el territorio, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

En Estados Unidos hay cerca de 60 millones de latinos y 41 millones de personas hablan español en sus casas, dicen las estimaciones de 2017 del censo. Esto quiere decir que aproximadamente el 12,6% del total de la población de Estados Unidos (325 millones) habla español.

En conclusión, la lengua española dejó su marca y su sonido en Estados Unidos desde mucho antes de sus inicios como país. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /