DEBEMOS ACTUAR PARA EVITAR LA VIOLENCIA
Por Michel Leidermann

Después de los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, los defensores conservadores de armas de fuego describen el problema de la violencia armada como demasiado difícil de solucionar. El cabildeo de los fabricantes de armas y aquellos que quieren acceso ilimitado a las armas afirman que hay muy poco que se pueda hacer para evitar la matanza de inocentes y el aumento desenfrenado de la violencia armada y los tiroteos masivos en el país.

Esto simplemente no es cierto.

El argumento de que ninguna serie de medidas puede detener las muertes armas ilegales no es el punto. El objetivo de la protección de víctimas inocentes debería ser revertir la tendencia de aumentar la violencia armada y los tiroteos masivos. ¿Cuántos asesinatos innecesarios se necesitan para justificar medidas para limitar esta crisis? Seguramente ya son suficientes para justificar controles de armas más estrictos para mantener las armas lejos de potenciales terroristas, de los enfermos mentales y de los asesinos en masa y revertir la tendencia general de los atentados.

La interpretación absolutista de la Segunda Enmienda de la Constitución, parece una estrategia política que sirve principalmente al cabildeo de las armas. No creo que los padres fundadores de los Estados Unidos pretendían que la Constitución permitiera a los terroristas locos y criminales domésticos matar a ciudadanos inocentes con armas de fuego. Ellos querían una milicia para la defensa nacional. Hoy tenemos la Guardia Nacional.

La industria de armas, sus grupos de presión políticos nacionales y sus partidarios. argumentan que hay demasiadas armas para controlar y que lo que necesitamos son más armas. Eso tampoco es cierto. Hay medidas para limitar la posesión de armas a los locos, los neonazis y los supremacistas blancos. Es una cuestión de voluntad nacional.

Podemos comenzar con la presión pública para aprobar leyes efectivas de verificación de antecedentes para comprar armas, hoy dormidas en el Congreso.

A partir de ahí, abordemos los rifles de asalto. Estas armas de guerra no tienen ningún propósito deportivo o de caza. Los rifles de asalto y otros medios de asesinatos en masa deberían ser ilegales en manos de los civiles. Si prohibir la propiedad privada de los rifles de asalto es una meta demasiado difícil, exijamos a sus dueños que paguen $1.000 o más al año por su registro y usemos el dinero para ayudar a las víctimas de la violencia armada. Todos deben someterse a una cabal verificación de antecedentes y estar legalmente obligados a guardar el arma en una caja fuerte segura. A los dueños de estas armas también se les debe exigir que completen un entrenamiento de seguridad por la policía local o Guardia Nacional

Otras medidas también son viables: leyes de “bandera roja” para identificar a los trastornados y extremistas que podrían ser violentos. El FBI y la policía estatal deberían aumentar la vigilancia y la infiltración en los grupos terroristas nacionales. Los padres, los cónyuges y las escuelas que identifican a personas potencialmente inestables, deberían tener un mayor acceso a la asistencia de salud mental.

Hacer nada no es una opción. A pesar del temor de los republicanos, muy pocas personas quieren quitarles todas las armas a los estadounidenses. La gran mayoría de los estadounidenses quieren medidas de sentido común para reducir significativamente la violencia.

Los políticos que no tienen el coraje de actuar contra la violencia armada deben enfrentar las consecuencias políticas de su fracaso en las próximas elecciones. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /