INDÍGENAS CHAMULAS VIVEN EN CHIAPAS CON LAS TRADICIONES MUSULMANAS
15893A.jpg

Las indígenas chamulas musulmanas se cubren la cabeza con un pañuelo, sobre todo a la hora de la oración.

‘Allahu Akbar’ significa en árabe “Dios es grande” y es una expresión de fe muy común en el mundo musulmán. Pero es demasiado extraño escucharla en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, en el sureste de México, un país con una amplia mayoría católica.

Y todavía aún más extraño si quienes lo pronuncian son indígenas chamulas, algunos ataviados con sus peludos trajes de lana. Y viven con las tradiciones musulmanas.

Lo practican unos 300 indígenas chamulas que se concentran en cuatro comunidades distintas.

Pero, ¿cómo llegaron a convertirse en musulmanes? La respuesta data de hace 25 años y tiene que ver con el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en 1994. Los ojos del mundo voltearon a Chiapas, y específicamente a San Cristóbal, para ver cómo miles de indígenas se revelaban frente sistema político y económico.

Una variedad de representantes de movimientos políticos y sociales querían estar cerca para ver lo que pasaba. Así sucedió con el español Aureliano Pérez Yruela, que tiene el nombre musulmán de Nafia, y que estaba en México cuando estalló el movimiento.

Nafia pertenece al Movimiento Mundial Murabitún (MMM), un grupo islámico fundado en Granada, España, por Ian Dallas, Abdalqadir as-Sufi, un escritor escocés y cercano a la banda de los Beatles.

“Fuimos atraídos por ese momento histórico para los indígenas en Chiapas”, dice Esteban López Moreno, Hajj Idriss, que fue el segundo en llegar, después que Nafia. Así que se asentaron para hacer el trabajo y “hablar de Alá a gente que no había jamás oído hablar del islam”, explica.

Los chamulas son mayoritariamente campesinos, artesanos o comerciantes. “Entonces supieron que nosotros teníamos algo importante para ellos y eso creó un lazo de confianza. Y empezaron a convertirse en musulmanes”, dice Hajj Idriss, que también es imán (clerigo). Cuenta que su mensaje fue pasando por familias: se hacía musulmán el padre, luego la madre. 

“Los zapatistas no se convirtieron al islam. Así que seguramente los MMM percibieron una posibilidad de crecer en la comunidad indígena a través de los chamulas, que llevaban una historia de expulsión de su pueblo San Juan Chamula y que se habían ido asentado en San Cristóbal de las Casas desde 1974”, explica Morquecho.

En los años 70 en San Juan Chamula, había un grupo de caciques que ostentaban todo el poder y que se vieron amenazados cuando el obispo Samuel Ruiz promovió programas sociales, que disminuían su hegemonía, por ejemplo, una caja de ahorro, una cooperativa de consumo popular o campañas contra el alcohol.

Los caciques terminaron por expulsar al programa católico conocido como Misión Chamula y después, de manera violenta y masiva, a otras iglesias cristianas y sus fieles.

La comunidad musulmana fue creciendo entre los indígenas expulsados de San Juan Chamula, asentados en la periferia del noreste de San Cristóbal donde la mezquita Imam Malik, de la comunidad Murabitun es la más grande en México de unos 400 metros cuadrados. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /