TODAS LAS MUJERES GANARON
Por Michel Leidermann

Hace 20 años, cuando comenzó a aumentar el interés por la Copa Mundial Femenina de 1999, a muchos no les importaban los resultados de nuestra selección femenina. Y sin embargo el equipo de Estados Unidos de 2019 llegó a levantar su 4º trofeo de la Copa Mundial.

Las estadísticas de televidentes para la final todavía están llegando, pero la audiencia estimada fue de alrededor de 19 millones. En otras palabras, muchas personas se preocupan por el fútbol femenino en estos días. Y no fue solo el fútbol, ​​por brillante que fuera, lo que cautivó a los fanáticos durante esta Copa Mundial. Fue la confianza de las mujeres, su valor y su personalidad lo que dejó una mayor impresión.

Pero estas mujeres no se quedan en silencio y exigen un aumento de sueldo. 

Mientras las futbolistas estadounidenses levantaban su trofeo, decenas de miles de aficionados en el estadio gritaban: “¡Igualdad de salario! ¡Igualdad de salarios!”

La cuestión salarial es complicada porque el dinero de los premios está relacionado con los ingresos generados, y la Copa Mundial Femenina aún está muy por detrás del torneo masculino. La Copa Mundial femenina 2019 generó cerca de $100 millones y pagará $30 millones en premios. La Copa masculina de 2018 ganó más de $5 mil millones y pagó $400 millones en premios.

Pero cuando se trata de salarios, bonificaciones, patrocinios, y presupuestos de entrenamiento, las mujeres estadounidenses tienen todo el derecho de exigir lo mismo que (si no más) los hombres estadounidenses, que ni siquiera se clasificaron para la última Copa del Mundo.

Un gran culpable es la FIFA, que programó las finales de la Copa América y la Copa de Oro el mismo día que la final de la Copa Mundial Femenina. 

También fue una satisfacción ver a las dos selecciones finalistas entrenadas por mujeres, Jill Ellis (EE.UU.) Y Sarina Wiegman (Holanda).

Así pues, todas las mujeres fueron las triunfadoras...

 

ARANCELES POLÍTICOS 

Es ampliamente aceptado que recurrir a aranceles y otras barreras al comercio, por lo general es una pésima idea para resolver los diferendos entre países. Pero utilizarlos en una cuestión tan compleja y sensible como la inmigración ilegal, que nada tiene que ver con el comercio, es una irracionalidad que solo resulta imaginable en la cabeza de Trump.

El Gobierno mexicano se vio sorprendido tanto por el anuncio como por lo terminante de los plazos. Pero no por el fondo del asunto: el problema que supone tanto para EE.UU. como para México, la gestión del flujo de miles de migrantes centroamericanos rumbo al norte, huyendo de la miseria y la violencia que décadas de abandono y gobiernos corruptos e ineficaces, no han hecho más que agravar la controversia.

Pero AMLO supo anticiparse. Su canciller, Marcelo Ebrard, diseñó un ambicioso Plan de Desarrollo para Centroamérica con la intención de atraer inversiones a la región, favorecer el crecimiento económico y la creación de empleos, y acometer así las causas profundas del éxodo migratorio. Pese al discurso inicial de bienvenida de AMLO, las autoridades mexicanas han endurecido los controles y las deportaciones de inmigrantes centroamericanos se han triplicado desde que tomó posesión.

Si hubieran entrado en vigor los aranceles a las importaciones mexicanas habrían amenazado a ambas economías. Trump tiene previsto lanzar ahora su campaña para la reelección. No pocos temen que esta amenaza haya sido la primera maniobra propagandística de dicha campaña. 

 

Edición de esta semana
DÍA DE LOS MUERTOS EM UA-LITTLE ROCK 
Estudiantes de UA-Little Rock y del consejo LULAC, celebraron el Día de los Muertos en el campus de la universidad. / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hay un tipo de estupidez que causa problemas terribles y repetitivos.   / ver más /