HISTORIA DE LOS LATINOS EN ARKANSAS
Texto original de por Michel Leidermann y editado con información de la Enciclopedia de Historia y Cultura de Arkansas y otras fuentes.
15695A.jpg

Texto original de por Michel Leidermann y editado con información de la Enciclopedia de Historia y Cultura de Arkansas y otras fuentes.

La población latina en Arkansas, que comenzó su rápido crecimiento en la década de 1980, ha creado importantes modificaciones políticas, económicas y sociales dentro del estado. La comida y la música latinas, así como el bilingüismo, se han vuelto comunes en varias regiones del estado. Numerosas industrias y empresas han prosperado desde mediados de la década de 1990 debido en gran parte a las contribuciones de la fuerza laboral de inmigrantes.

La influencia latina ha cambiado dramáticamente muchos pueblos y ciudades. En ciudades como Rogers (condado de Benton) y Springdale (condado de Washington), los latinos representan más del 30% de la población total, creando un impacto cultural en el área. Los restaurantes y negocios latinos con anuncios en español ahora se ven en muchos pueblos y ciudades de Arkansas.

Según el Departamento de Educación de Arkansas en el año escolar 2018-19, el número de estudiantes latinos ha aumentado en casi todos los distritos escolares: en el noroeste Springdale 48% (10.433), Rogers 46% (7.215) y Fort Smith 33% (4.651). Otros distritos con gran número de estudiantes latinos son: Little Rock 15% (3.279), North Little Rock 9% (767), Bryant 13% (1.228), Conway 10% (1.028), Green Forest 45% (596), Fayetteville 12% (1.232), DeQueen 61% (1.472), Hope 33% (742) y Hot Springs 20% (698). Estos distritos han aumentado sus programas de inglés como segundo idioma (ESL) y reconocen que muchos de estos estudiantes hablan español con familiares y amigos. (https://adedata.arkansas.gov/statewide/ReportList/Districts/EnrollmentByRace.aspx?page=1)

 

HISTORIA

Se podría decir que la inmigración latina al estado comienza con la expedición del navegante y conquistador español Hernando de Soto (1496-1542), quien exploró lo que se convertiría en el sureste de los Estados Unidos en busca de oro, plata y otros bienes valiosos.

Aparentemente algunos latinos dispersos se establecieron en Arkansas a principios de la década de 1890, pero la mayoría se mudó, sin dejar rastro de su herencia latina. Cuando los primeros latinos llegaron a Arkansas, vivían en el fondo del sistema socioeconómico, en parte debido a la falta de habilidades, educación o conocimiento del idioma inglés. Incluso hoy, solo un número limitado de inmigrantes mexicanos y centroamericanos reportan tener un título de escuela secundaria.

Los inmigrantes trabajaron a menudo en el campo para industrias agrícolas. El escritor John Grisham en su novela A Painted House, describe cómo en las zonas rurales del noreste de Arkansas, los campesinos mexicanos cosechaban algodón a principios de los años 50. El establecimiento de pequeñas industrias diversas en la década de 1960 y el auge de la construcción comercial y residencial en el centro y el noroeste de Arkansas desde la década de 1980, crearon la demanda de cientos de nuevos trabajadores. Estas oportunidades atrajeron a latinos de Estados vecinos. A medida que la industria avícola se expandió a principios de la década de 1990 en las regiones noroeste y sureste de Arkansas, creció la necesidad de trabajadores no calificados dispuestos a realizar trabajos agotadores y mal remunerados. Esas ocupaciones fueron ocupadas en gran parte por la población latina.

En octubre de 1980, Fidel Castro permitió que unos 125,000 cubanos salieran de su isla desde el puerto de Mariel. Una gran parte de estos refugiados, llamados “Marielitos”, rápidamente comenzaron una nueva vida con la ayuda de familiares que ya se encontraban en los Estados Unidos, especialmente aquellos en Florida. Otros fueron trasladados a centros de procesamiento, incluyendo Fort Chaffee cerca de Fort Smith (Condado de Sebastian), antes de que se les permitiera permanecer en el Estados Unidos. Los registros muestran que 25,390 cubanos pasaron por Fort Chaffee en un período de dos años, pero solo unos pocos permanecieron en Arkansas después de su procesamiento y liberación.

Actualmente, el noroeste de Arkansas es el hogar de aproximadamente la mitad de los latinos del Estado, una región que era casi completamente blanca y donde los afroamericanos no han representado una población significativa. Algunos explican la ausencia de residentes negros en la región, señalando que el suelo rocoso del noroeste no era propicio para el tipo de agricultura que se había practicado en las plantaciones de esclavos en el sur; también, muchas de las comunidades negras que existían en la región fueron expulsadas a fines del siglo XIX y principios del XX. En consecuencia, los latinos tuvieron la oportunidad de llenar el vacío en este segmento económico, que está representado principalmente por las industrias avícolas y madereras.

Pequeñas tiendas de abarrotes y restaurantes mexicanos se ven en todas partes en Arkansas, incluidas las áreas rurales. Actualmente, en las ciudades más grandes, los latinos están avanzando en la escala económica y tienen mejores empleos, tienen sus propias viviendas y son empresarios y gerentes de negocios.

 

CULTURA

Los miembros de la comunidad latina disfrutan de familias extensas, y estas redes afines cumplen una variedad de funciones, que incluyen trabajos, negocios, atención médica, religión, celebraciones y tradiciones. El concepto latino de familia se extiende a parientes de segundo y tercer grado amigos y compadres, vecinos y organizaciones que conforman su comunidad. También son importantes los familiares que se quedan en su país natal a los que se sienten obligados de proporcionar apoyo moral y financiero. El trabajo es visto como un medio para cumplir con las responsabilidades y obligaciones familiares.

Los hogares latinos en Arkansas consisten frecuentemente de al menos cinco personas. La mitad de los adolescentes viven con ambos padres biológicos hasta el matrimonio y son más propensos a casarse jóvenes. Las tasas de divorcio son bajas, la maternidad es importante, se espera que los niños cuiden a los ancianos de la familia y la mayoría de los niños en edad preescolar son atendidos por un familiar. 

La religión es fundamental para el matrimonio y la vida familiar, y es una fuente de ayuda en tiempos difíciles. La gran mayoría de los latinoamericanos son católicos, y en muchas áreas, se ofrecen misas y ministerios en español. Numerosos latinos que llegaron de otros estados han adoptado creencias protestantes que les ofrecen un ambiente espiritual menos formal, así como ministros / pastores latinos a quienes algunos consideran más en sintonía con las experiencias de vida de los inmigrantes. Más predicadores bilingües han comenzado a llegar a Arkansas para ofrecer su apoyo y servicios a esta comunidad en su idioma nativo.

Una vez que los primeros inmigrantes latinos se establecieron en Arkansas y localizaron oportunidades de trabajo con poco prejuicio racial, la noticia se transmitió a familiares y amigos en otros estados, principalmente California y Texas, y más latinos llegaron y se establecieron en el estado. A medida que la población latina se expandió, esta maduró y se adaptó al nuevo entorno. Los latinos ya no estaban concentrados solo en ciertas áreas donde ya existía una comunidad latina. Se extendieron a nuevas áreas del estado, tanto urbanas como rurales, que proporcionaban empleos y oportunidades de desarrollo. Trabajadores latinos aparecieron en todo Arkansas: Hope (condado de Hempstead), De Queen (condado de Sevier), Dumas (condado de Desha), Jonesboro (condado de Craighead) e incluso en la región sur del Delta.

Los empleadores han caracterizado a los trabajadores latinos como dedicados, trabajadores, leales y confiables. Como regla general, son vistos como empleados que no se quejan Su capacidad de conectarse con la familia y la comunidad garantiza un suministro constante y obvio de nuevos empleados. En ciertos tipos de trabajos, los empleadores a veces favorecen a los trabajadores latinos. La principal motivación de los latinos para mudarse a Arkansas es económica por su costo de vida más bajo.

El espíritu empresarial es muy alto entre los latinos, ya sea educado o no. Para los latinos cumplir su “sueño americano” significa que son económicamente autosuficientes. La cantidad de pequeñas empresas propiedad de latinos alcanzó el 1% de todas las pequeñas empresas en el estado en el año 2002. Estas empresas están representadas en gran medida por restaurantes y tiendas de comestibles. 

La mano de obra latina tiene una gran presencia en las empresas de servicios, principalmente en la construcción, jardinería y otras actividades agrícolas. 

Según un estudio publicado en 2013 por la Fundación Winthrop Rockefeller, la contribución económica de los inmigrantes, principalmente latinos, en 2010 fue de $3.9 mil millones. El informe también señaló que por cada $1 que el estado gastaba en servicios a inmigrantes en 2010, recibía $7 en ingresos de negocios de inmigrantes y pagos de impuestos.

En los últimos años, los profesionales latinos se han unido a las fuerzas laborales de corporaciones, instituciones financieras y universidades, incluyendo Walmart Inc., Tyson, AT&T, servicios de salud, y universidades. Los nuevos empresarios y profesionales han comenzado a cambiar el perfil de la población latina en Arkansas y se están volviendo más reconocibles y respetados. Además, la gran población (210.000) estimada por el censo en 2017, ha motivado la llegada de los medios de comunicación latinos, como los periódicos en español El Latino, Noticias Libres, El Amigo, así como estaciones de radio. en español y la red local de televisión en español de Univisión.

Los latinos, en conjunto, exhiben bajos niveles de logros y graduación. Los recursos educativos insuficientes para los niños latinos que tienen un dominio limitado del inglés (LEP) y que llevan a niveles de rendimiento por debajo de los de otros niños. Una faceta de la cultura latina es que a los niños se les enseña a no hablar a menos que se les hable, y esto parece poner a estos niños en desacuerdo con el ambiente de clase tradicional estadounidense que enfatiza la interacción con los maestros.

Muchos padres latinos rechazan el valor de la educación, ya sea por razones económicas o porque han llegado a la conclusión de que la educación tomará demasiado tiempo para ayudar a sus hijos a salir adelante financieramente. Aunque los latinos adquieren más inglés con cada generación sucesiva, la mayoría de los niños nacidos acá, por ahora son bilingües y continúan aprendiendo y usando el español en casa.

 

ACEPTACIÓN CULTURAL

Los trabajadores latinos fueron bienvenidos, y en la mayoría de los casos, muchas ciudades trabajan para facilitar la transición de estos recién llegados mediante la contratación de empleados bilingües y publicando letreros e instrucciones también en español. 

Los problemas raciales son escasos, pero se ha denunciado robos y asaltos contra latinos, discriminación laboral y de vivienda. 

Las denuncias de perfiles raciales ocurren ocasionalmente. En 2001, los residentes latinos de Rogers (condado de Benton) presentaron una demanda colectiva contra la ciudad y el departamento de policía por infracciones en virtud de la 4ª Enmienda, alegando que fueron blanco ilegal de detenciones, registros e investigaciones en forma de perfiles raciales. El caso se resolvió en 2003 cuando el departamento de policía de Rogers acordó realizar una capacitación de sensibilidad racial para sus oficiales, abstenerse de hacer cumplir las leyes federales de inmigración, rastrear incidentes de perfiles raciales y crear una junta asesora para revisar el progreso de estas acciones.

El tema de la inmigración ha sido utilizado para negar las contribuciones de esta comunidad a la sociedad en general, pero varios intentos de los legisladores para aprobar proyectos de ley que reducen o niegan los derechos civiles de los inmigrantes latinos han fracasado en la Asamblea General de Arkansas hasta ahora. En 2019 se adoptaron leyes que favorecen a estudiantes DACA,

Las políticas antinmigrantes del presidente Trump, redadas de ICE en fábricas y otros negocios han obligado a muchos inmigrantes indocumentados a ser clandestinos o mudarse a otros estados o regresar a sus países de origen.

POBLACIÓN

En 2005, los latinos superaron a los afroamericanos para convertirse en la minoría más grande de la nación, y su ritmo de crecimiento es mayor que el de la mayoría blanca. Un estimado del censo en 2017 juzgó que había más de 53 millones de latinos en los Estados Unidos, o el 17% de la población. 

Los latinos representan el 7% de la población de Arkansas y continuarán creciendo y siendo una parte importante de la fuerza laboral. Muchos líderes latinos creen que las cifras oficiales no incluyeron al menos a 30% de pobladores latinos, que incluye tanto a inmigrantes documentados como a indocumentados. El Centro Pew estima que había al menos 40,000 inmigrantes indocumentados en Arkansas en 2006. Una encuesta de Winrock International estimó que el 51% de todos los inmigrantes en Arkansas eran indocumentados. 

La comunidad latina continúa expandiéndose más rápidamente que otros grupos étnicos, principalmente debido a los nuevos inmigrantes, una mayor tasa de natalidad, una menor mortalidad de adultos y menores tasas de mortalidad infantil.

A partir de 2010, se estima que la mayoría, un 50% de los residentes latinos en Arkansas, viven en la esquina noroeste del estado (los condados de Washington, Benton, Sebastian).

FUTURO

La industria financiera ha reconocido que los inmigrantes latinos son un gran mercado y está buscando enfoques creativos para facilitar la banca, las transferencias de dinero y la propiedad de viviendas. Las instituciones crediticias se dan cuenta de que los latinos demuestran responsabilidad financiera y están considerando nuevas formas de otorgar préstamos e hipotecas, incluso sin un historial crediticio. La propiedad de hogares latinos está aumentando y pronto podría igualar la proporción nacional de casi el 70%

La población no es el único factor sorprendente en los cambios que enfrenta Arkansas. Los líderes comunitarios estiman que el 50% de los latinos en Arkansas son de primera generación y un gran porcentaje son profesionales o tienen un comercio respetado.

Sus números siguen aumentando, y la comunidad continúa prosperando. En un informe reciente presentado por Winrock International, expertos y académicos concluyeron que la ganancia fiscal neta (impuestos menos servicios) de las actividades económicas de los inmigrantes en Arkansas era de $19 millones por año, afirmando que los inmigrantes contribuyen más de lo que cuestan al estado.

Para presionar al Congreso a aprobar un proyecto de ley de inmigración que normalizaría el estado de un estimado de 12 millones de latinos indocumentados en los Estados Unidos, los latinos marcharon por millares durante la primavera de 2006 en todo el país. En Arkansas, el edificio del Capitolio estala fue el sitio de demostraciones en donde miles de latinos se reunieron, oraron y hablaron por la reforma.

Pero existen divisiones entre los latinos en Arkansas, tanto por sus orígenes nacionales como por sus antecedentes socioeconómicos y educativos. La asimilación al estilo de vida estadounidense y sus ventajas hace que muchos decidan convertirse en ciudadanos a medida que califican, y el número ascendente de niños latinos nacidos en los Estados Unidos sigue creciendo la cantidad de latinos que son ciudadanos.

Su influencia en la vida, economía y política de los Estados Unidos será, sin duda alguna, cada año más fuerte y más prominente. 

 

Edición de esta semana
CONSULADO MÓVIL DE GUATEMALA ATENDIÓ A CIENTOS DE CONCIUDADANOS EN LITTLE ROCK 
Los pasados días sábado 23 y domingo 24 de noviembre el consulado móvil de Guatemala atendido por personal del Consulado General con sede en Oklahoma City, tramitó documentos de cerca de 300 guatemaltecos que habían hecho cita anteriormente, y de muchos otros que se acercaron al centro comunitario del suroeste (#6401 Baseline Rd.) para intentar que los recibieran.   / ver más /
Con una extensa convocatoria binacional, el 30 y 31 de octubre en la Secretaría de Relaciones Exteriores en la ciudad de México, se llevó a cabo el Foro Binacional de Educación Migrante México – Estados Unidos, coordinado por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) con la colaboración de la Secretaría de Educación Pública (SEP), del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y del Programa Binacional de Educación Migrante (PROBEM).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La Cámara de Representantes está llevando a cabo una investigación sobre si Donald Trump debe ser acusado de haber violado algunas reglas de la constitución de los Estados Unidos y ser llevado a un juicio ante el Senado para su posible destitución.   / ver más /