LOS GRANDES COSTOS PARA LA ECONOMÍA DE MÉXICO POR LA DELINCUENCIA Y EL CRIMEN ORGANIZADO
15226A.jpg

Muertos, desaparecidos y balaceras suelen ser los efectos más estremecedores del crimen organizado en México. Sin embargo, la segunda mayor economía de Latinoamérica, también debe enfrentar la delincuencia común, aquella que afecta la vida de las personas cuando las asaltan en la calle, en sus casas o en sus negocios.

Más de 25 millones de personas (cerca de un 20% de la población) fueron víctimas de un hecho delictivo en 2017, según la última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE), que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México.

Y un 34% de las empresas asegura haber sufrido la misma suerte pues los asaltos y balaceras afectan los comercios locales.

En estos cálculos, no están incluidos los delitos del crimen organizado como tráfico de drogas, armas y personas, homicidios o lavado de dinero.

“Los altos niveles de delincuencia en México han generado grandes costos humanos y económicos. De hecho, el costo directo de la delincuencia en empresas y hogares (incluyendo pérdidas financieras y el gasto en medidas preventivas) “aumentó a un pasmoso 2,5% del Producto Interno Bruto”, según calculó Christian Soborowski, economista del Departamento del hemisferio occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los delitos más comunes son el robo en la calle o en el transporte público, la extorsión y el fraude.

En base a cifras del INEGI, los principales impactos de la delincuencia común en la economía mexicana impactan a las microempresas que son una piedra angular del desarrollo económico mexicano. Más del 95% del total de firmas que existen en el país, son microempresas, es decir, negocios como panaderías o tiendas de propiedad familiar que no tienen más de 10 empleados. 

Otro efecto económico de la delincuencia común tiene que ver con las pérdidas directas de las empresas junto al gasto que deben hacer los comercios en medidas de seguridad.

El narcotráfico tiene un fuerte impacto en la economía de algunas regiones. En algunos casos los carteles extorsionan a los empresarios y comerciantes, cobrándoles una cuota por permitirles trabajar. En otros, se apoderan de toda la actividad productiva como sucedió en Michoacán con Los Caballeros Templarios, quienes se quedaron con ranchos productores de limón y aguacate. Y en zonas como Tamaulipas, la guerra entre los carteles se libra en las calles. 

El crimen organizado le costó a México un 21% del PIB, según el Instituto para la Economía y Paz, una organización local independiente. 

 

Edición de esta semana
PLANES PARA ESTABLECER EL MUSEO DE LA HERENCIA LATINA EN LA CIUDAD DE HOPE
En la ciudad de Hope, la ciudad natal del ex presidente Bill Clinton, se están completando los planes para establecer un Museo de la Herencia Latina, una corporación sin fines de lucro.    / ver más /
La Diócesis Católica de Little Rock confirmó el jueves 27 que pagó $790.000 a cinco hombres que acusaron a un sacerdote de Arkansas que abusó sexualmente de ellos cuando eran ninos a principios de los años 70.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump ha convertido las amenazas y ultimátum en algo cotidiano, a menudo vía Twitter.   / ver más /