VIVIÓ CON UN TENEDOR EN EL ESTÓMAGO POR 10 AÑOS 

Lee Gardner, un británico de 40 años, se asustó cuando comenzó a vomitar sangre y a sentir unos fuertes calambres en el estómago. Ya en el hospital, los médicos le preguntaron si se había tragado algo. “No”, fue su rotunda respuesta. “¿Estás seguro? Veo algo con puntas que parece un tenedor”, insistió el médico tras examinarle su interior con una cámara. Fue entonces cuando Gardner cayó en la cuenta de que hace 10 años se había tragado un tenedor de plástico, y que posiblemente ese fuera el origen de su problema.

“Cuando me lo tragué me dijeron que lo iría expulsando poco a poco de manera natural, así que no me volví a preocupar por ello”, explicó. En todo este tiempo el tenedor nunca le había causado molestias, tan solo una vez, hace un par de años, al inclinarse y sentir que algo se le clavaba por dentro. 

Pero en esta ocasión, las púas del tenedor habían ejercido presión sobre el estómago, ocasionándole una hemorragia. El caso de Lee es muy inusual cuando un objeto extraño ha estado dentro de una persona durante tanto tiempo, sin ocasionar daños. 

Para extraer el tenedor de su estómago y, al cabo de 45 minutos de intervención, los médicos extrajeron el cubierto entero, aunque corroído por los ácidos que produce nuestro cuerpo.  

 

Edición de esta semana
CONTRATAR A PERSONAS QUE HAN SIDO MARGINADAS PODRÍA SER SOLUCIÓN PARA LA ACTUAL ESCASEZ DE TRABAJADORES
Estados Unidos sigue enfrentando una importante crisis de mano de obra. Son diversas las industrias que han sido golpeadas, por la falta de trabajadores que se sumen para hacer que las empresas funcionen como deben, o al menos como esperarían los empleadores.    / ver más /
La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) es la institución latina más antigua y más grande de los Estados Unidos con más de mil capítulos (consejos) en todo el país.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Se acerca la temporada navideña, pero por mucho que nos gustaría liquidar esta pandemia, esta no ha terminado. El clima más frío está empujando a la gente puertas adentro y han aparecido nuevas olas de infección. Las personas no vacunadas, combinadas con la disminución de la eficacia de la vacuna, están creando circunstancias para que el virus se propague más.   / ver más /