¿Y LOS BENEFICIOS DE LA REBAJA DE IMPUESTOS?
Por Michel Leidermann

Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos. 

Quizás sea también su único logro para su posible campaña de reelección en 2020.

Aún así, se suponía que la reducción de impuestos era para lograr grandes cosas. Los republicanos pensaron que les daría un gran impulso electoral y predijeron ganancias económicas dramáticas. Pero en su lugar, esos grandes beneficios económicos para el país se esfumaron.

La recompensa política nunca llegó. Y los resultados económicos han sido decepcionantes. Es cierto que hemos tenido dos trimestres de progresión económica rápida, impulsado en gran medida por el gasto de los consumidores y, sorprendentemente el gasto del gobierno, que no es lo que prometieron las rebajas de impuestos.

Mientras tanto, no hay indicios del gran auge de nuevas inversiones que prometieron los republicanos. Las corporaciones han utilizado los ingresos del recorte de impuestos en gran parte para recomprar sus propias acciones en lugar de agregar puestos de trabajo y ampliar su capacidad productiva.

Por lo tanto, el resultado elemental de los impuestos más bajos para las corporaciones es que estas pagan menos impuestos: punto final. 

Lo que me lleva al problema de la doctrina económica conservadora que tiene que ver con la supuesta necesidad de dar incentivos a los ya privilegiados para que hagan cosas buenas para el resto de nosotros. 

Pero esta doctrina sigue fallando en la práctica. Los recortes de impuestos de George W. Bush no produjeron un auge. El aumento de impuestos de Barack Obama no causó una depresión. 

Y con la reducción de impuestos de Trump, la doctrina ha fallado nuevamente. Desafortunadamente, es difícil lograr que los políticos entiendan algo cuando las contribuciones de dinero a sus campañas dependen de que no lo entienden.

 

EN CARNE PROPIA

Lamentablemente, el año pasado causó mucha angustia a medida que comunidades en todo el país fueron destrozadas por la violencia con armas de fuego.

En febrero, 17 estudiantes y maestros fueron asesinados en su escuela en Parkland, Florida. En mayo, 10 estudiantes y maestros fueron asesinados en otra escuela en Santa Fe, Texas. Y en noviembre, 12 personas, muchas de ellas estudiantes universitarios, fueron asesinadas a tiros en un bar en Thousand Oaks, California.

Desgraciadamente solo la violencia con armas de fuego capturó los titulares de los medios de comunicación. Todos los días, 96 estadounidenses son asesinados a tiros y cientos más son heridos.

Mientras los legisladores pasan tiempo con sus familias en esta temporada de fin de año, espero que piensen cómo se sentirían si la violencia con armas toque a algún miembro de su familia. Espero que consideren la angustia interminable que seguiría y cuánto desearían que nuestros líderes gubernamentales hubiesen tomado medidas para prevenir tales pérdidas.

Tengo la esperanza de que mientras nuestros líderes electos consideran lo que traerá el nuevo año y lo que les gustaría lograr en los próximos meses en la próxima sesión legislativa., escucharán la voluntad de la gente y decidirán adoptar medidas para la prevención de la violencia con armas de fuego. 

Seguro que lo harían cuando los afecte en carne propia ¿y por qué no antes? 

 

Edición de esta semana
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
¿Quién sabe exactamente lo que las etiquetas políticas significan? Si un liberal apoya la atención médica asequible para todos, la educación pública de calidad para todos, la reducción de la disparidad de ingresos, una fuerte defensa nacional basada en el liderazgo estadounidense en una coalición de naciones comprometidas con la democracia y los derechos humanos en todo el mundo, entonces es tildado de socialista.   / ver más /