MÉDICO IRLANDÉS INTRODUJO LA MARIHUANA EN LA MEDICINA OCCIDENTAL HACE MÁS DE 150 AÑOS
 WILLIAM BROOKE O'SHAUGHNESSY DESCRIBIÓ EL CANNABIS COMO UNA MEDICINA "MILAGROSA" PARA ALGUNAS DE LOS SINTOMAS DE MUCHOS MALES
14916A.jpg

Muchos podrían decir que el médico irlandés William Brooke O'Shaughnessy, nacido en Limerick en 1809, pasó ocho años trabajando en un hospital de Calcuta, India, donde descubrió algo que era nuevo para él y para el mundo occidental, pero que hacía miles de años que se usaba popularmente en el continente asiático, como recreación y como medicina, entre ellas el cannabis.

El irlandés experimentó con una variedad de plantas autóctonas y consiguió registrar desde la perspectiva científica, el potencial médico del cannabis.

O´Shaughnessy estudió medicina en la Universidad Trinity de Dublín, para luego hacerlo en la de Edimburgo, Escocia, que era de referencia mundial en aquella época. Después se mudó a Londres, donde tuvo dificultades para encontrar un trabajo permanente. Entonces en 1833 con 24 años aceptó un trabajo en Calcuta como asistente de cirujano con la famosa empresa británica East India Company.

O'Shaughnessy comprobó en la India que el cannabis, así como otras plantas, se utilizaban en la región desde tiempos antiguos como remedios con fines medicinales y recreativos. Pero en la literatura médica occidental de la época no había información alguna sobre el uso de esa planta.

El irlandés empezó a recopilar detalles sobre los distintos tipos de planta y sus productos derivados, sobre cómo los locales preparaban con ellos múltiples remedios sólidos y líquidos y sobre sus variados efectos y publicó la información en un artículo titulado "Sobre las preparaciones del cannabis indio o gunjah (Cannabis Indica)" en 1839 en la revista científica Journal of the Asiatic Society of Bengal.

También registró observaciones sobre cómo se usaba socialmente. Escribió que consumían la droga "todo tipo de personas". Y entre los efectos "fascinantes" que producía enumeró "la felicidad eufórica", "la sensación de volar", un "apetito voraz" y "un intenso deseo afrodisíaco".

El médico describió en detalle cómo el efecto intoxicante de la droga variaba de unos animales a otros. Primero realizó distintos experimentos con animales, como ratas y conejos, pero también gatos, perros, chanchos, cuervos, buitres, caballos, monos y hasta peces. Una vez que confirmó que en general el uso de cannabis era seguro, O'Shaughnessy experimentó con humanos, niños y adultos.

El irlandés no consiguió "curar" enfermedades con el cannabis. Ni le funcionó contra el reumatismo, ni contra el cólera. Pero lo que sí concluyó O'Shaughnessy es que el derivado de la planta podía ayudar a tratar los síntomas de muchos males. Podía, por ejemplo, calmar y aliviar el dolor de determinadas enfermedades y sofocar los espasmos musculares típicos de condiciones como el tétanos o la rabia.

Y así fue como propuso su uso potencial en un contexto médico, especialmente como analgésico. El irlandés defendió su idea en 1839, cuando presentó una tesis en la Sociedad Médica y Física de Calcuta ante un grupo de estudiantes y académicos. Esa tesis causaría un furor en la Inglaterra colonial que después se extendería por toda Europa y Estados Unidos. El documento marcó la introducción "formal" del cannabis a la medicina occidental.

Cuando O'Shaughnessy regresó a Inglaterra en 1841 llevó muestras de cannabis en planta y en resina. El médico describió su descubrimiento como una medicina "milagrosa" para algunas de las peores enfermedades del siglo XIX y muchos investigadores en Europa y en Estados Unidos empezaron a experimentar con el cannabis para tratar todo tipo de males.

De hecho, en Estados Unidos se utilizó como una medicina reconocida farmacológicamente desde 1850.

Quizás lo más sorprendente de esta historia es que los principales usos médicos del cannabis reconocidos por la ciencia en la actualidad, siguen siendo los que él mismo identificó hace más de 150 años: como analgésico y como antiespasmódico para enfermedades como la epilepsia.

Hoy el uso y la aceptación del cannabis como tratamiento médico sigue siendo controvertido y las leyes que lo regulan siguen cambiando en todo el mundo. 

 

Edición de esta semana
SABORES VENEZOLANOS EN LITTLE ROCK CON EL "TREN AL SUR"
Por Michel Leidermann
Mientras que en Little Rock hay varios restaurantes mexicanos, una nueva lonchera de comidas (food truck) “Tren Al Sur” está sirviendo sabores de más al sur, precisamente de Venezuela.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Pinocho, el muñeco de madera al que le crece la nariz cada vez que miente, imaginado por el escritor italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, ha renovado su popularidad gracias a Donald Trump.    / ver más /