EL JURAMENTO ATENIENSE
¿UNA GUÍA PARA EL FUTURO ALCALDE DE LITTLE ROCK?
Por Michel Leidermann

Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra. 

Para los jóvenes atenienses ese momento era abrazado con gran honor, lealtad y servicio. Cuando se convertían efectivamente en ciudadanos plenos, los jóvenes atenienses proclamaban en una plaza pública y ante todo el pueblo, el Juramento Ateniense cuya sustancia enfatiza la lealtad y servicio a la ciudad y sus ciudadanos.

Frente a los actos de corrupción y la irresponsabilidad a los que estamos viviendo hoy día por parte de funcionarios, pero principalmente de nuestros gobernantes, parece que los valores que alguna vez se proclamaron con honor en Atenas, se han perdido, o diluido en el tiempo. 

El juramento de estos verdaderos hombres muestra el camino a seguir de los que quieren ser auténticos ciudadanos, indiscutibles líderes, responsables frente a si mismos y a la sociedad.

 JURAMENTO ATENIENSE: “Nunca traeré vergüenza sobre nuestra ciudad mediante actos de deshonestidad o cobardía ni abandonaré al compañero que lucha a mi lado. Lucharé por los ideales y cosas sagradas de la ciudad, ya sea individualmente o con la ayuda de muchos. Respetaré a los gobernantes de mi tiempo debidamente. Acataré y obedeceré las leyes de la ciudad, y haré todo lo posible para alentar el respeto en quienes estén por encima de nosotros y sean propensos a invalidarlas o desobedecerlas. Me esforzaré sin cesar en estimular el sentido del deber cívico. De esta manera dejaré como legado una ciudad aún más grande y esplendorosa que la que hemos recibido”.

 

¿NUESTRA DEMOCRACIA EN PELIGRO?

Hay muchas formas de poner en jaque una democracia. Parecería que no existe el riesgo en EE.UU. de que se recurra a las formas más arbitrales y violentas, pero podría por la acumulación violaciones de las normas.

El presidente Trump es un hombre desorientado, colérico, mentiroso y vengativo, que cambia de opinión constantemente. No es que la incompetencia de Trump sea un problema menor pero su negligencia, errores y pereza, son amenazas de los que nuestra democracia debe protegerse.

No estamos en el punto en el que pueda decirse que la democracia de EE.UU.  está en peligro. Es un sistema que ha sobrevivido durante más de 200 años y que exhibe mucha vitalidad y no puede ser liquidado de la noche a la mañana por un personaje limitado como es Trump. 

El verdadero peligro de Trump no es él mismo. El mayor peligro es la dinámica de división, polarización y desprecio al sistema que Trump ha desatado entre los estadunidenses de todos los niveles. Es posible que el número de seguidores de Trump haya disminuido, pero no se ha reducido su radicalidad.

Este país ha conocido tiempos difíciles y malos gobernantes —aunque nadie que compita con Trump en esa categoría—, y la democracia siempre acabó imponiéndose. 

Este país ya ha vivido el encierro de sus ciudadanos de origen japonés, la persecución política de la izquierda y la privación de derechos de las minorías raciales.

Lo que ahora se vive puede no parece ser tan grave como esos episodios. Es diferente, más absurdo, más sorprendente, más desconocido y, quizá, más peligroso. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /