MONJAS DE MICHOACÁN INTENTAN SALVAR DE LA EXTINCIÓN AL AJOLOTE, UNA SALAMANDRA QUE VIVE EXCLUSIVAMENTE EN MÉXICO
EL ÚNICO ANIMAL CAPAZ DE REGENERAR EXTREMIDADES AMPUTADAS Y ÓRGANOS Y TEJIDOS DAÑADOS
14585A.jpg

El ajolote es una salamandra que vive exclusivamente en México y representa uno de sus íconos culturales. Su capacidad única de regenerar sus órganos -las extremidades, el corazón o el cerebro- atrae desde hace muchos años el interés de los científicos.

La doctora Elly Tanaka, del Instituto de Investigación de Patología Molecular de Viena, Austria, junto con su equipo logró desarrollar avanzadas herramientas moleculares para el ajolote y lograron identificar las células encargadas de reiniciar el proceso de regeneración y describir las vías moleculares que controlan esos procesos.

Pero para entender detalladamente cómo funciona la regeneración y por qué éste es un proceso tan limitado en la mayoría de las especies, los investigadores necesitaban tener acceso a los datos genómicos del anfibio para poder estudiar su evolución y regulación de genes.

El genoma completo del ajolote fue secuenciado con la colaboración de investigadores utilizando nuevos sistemas de software desarrollados específicamente para el estudio. Esto no había logrado completarse debido al enorme tamaño de este genoma: 32.000 millones de pares de bases de ADN, hasta ahora.

Pero esta especie de anfibios podría pronto desaparecer. La contaminación y la explotación pesquera de su único hábitat natural -el lago Pátzcuaro, en el estado mexicano de Michoacán- pusieron los ajolotes en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como especie en peligro crítico.

Sin embargo, no todo está perdido. Su salvación podría llevarse a cabo gracias a la labor de las monjas del Monasterio de María Inmaculada de la Salud de Pátzcuaro, que desde hace más de 30 años se dedican a la conservación en cautiverio de los ajolotes.

El Monasterio fue fundado en 1747 y, desde hace más de 150 años, se dedicó a producir jarabe de achoque para la tos. El achoque es el nombre que se le da, popularmente, a la especie de ajolote del lago de Pátzcuaro.

Durante mucho tiempo, el ajolote se consumía en diferentes formas por los habitantes de la región. Era vendido en el mercado en forma de aceites, jarabes o, simplemente, como comida.

Pero, pronto, los ajolotes empezaron a desaparecer…

La presencia humana cambió el ecosistema del lago de Pátzcuaro y poco a poco las algas empezaron a reproducirse de más provocando un cambio en el contenido de oxígeno del agua.

Ante este problema, las monjas buscaron la ayuda de Gerardo Guerra, un fraile biólogo que les ayudó a establecer un criadero. En este criadero, se empezaron a separar los ajolotes, a clasificarse y toda un área del convento fue dedicada para acondicionar peceras con ventilación, iluminación y cuidados adecuados para criarlos.

El caso de estas monjas ha dado la vuelta al mundo pues se han convertido en un modelo de la unión entre ciencia y religión. Las monjas de este monasterio no niegan la evolución, trabajan con científicos y han presentado, incluso, sus descubrimientos en congresos.  

 

Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /