DEBE HABER UNA MEJOR MANERA
Por Michel Leidermann

Es difícil criticar a alguien que en una discusión sobre extranjeros indocumentados usa el argumento: “¿Qué parte de ilegal no entiendes?” Es la parte más fuerte de su argumento cuando la compasión y la humanidad no son considerados.

Algunos dicen que podría haber 12 millones de indocumentados, si no más. ¿Quién sabe? La política parece ignorar el problema por completo. La política de Trump sobre inmigración ilegal es arrestar a los indocumentados. ¿Pero 12 millones de personas? ¿Dónde ponerlos a todos? Además, una vez aquí, los indocumentados pueden tener hijos estadounidenses muy legales. ¿Qué hacer entonces? ¿Deportar a mamá y papá y mantener a los niños aquí? 

No podemos ignorar las leyes. El concepto de ley es importante en este país. Las leyes, todas las leyes, merecen respeto en una nación de ellas.

Pero tiene que haber una mejor manera que atacar a todos los indocumentados.

Hay un caso acá en Arkansas que ha estado en los periódicos últimamente. Pero es un caso como muchos que han estado sucediendo durante meses.

La salvadoreña Roxana Menjivar, de 22 años, fue detenida en julio en Springdale, y arrestada como una extranjera indocumentada.

Según la policía, ella llamó para denunciar sufrir violencia doméstica después de una pelea con su esposo Cesar Santos, un salvadoreño residente legal, sobre la custodia de su hijo. El oficial decidió que la mujer era la agresora y la arrestó. Pasó casi 130 días bajo custodia local y federal hasta que pagó la fianza de $8.500. Meses tras las rejas en Luisiana. Por llamar a la policía.

Este es el tipo de cosa que resonará en toda la comunidad indocumentada, y no solo en Arkansas. Y es probable que hunda a estas personas aún más en un mundo subterráneo y en las garras de aquellos que se benefician de su miedo. Es un mundo, o un inframundo, lleno de sombras y personajes sombríos. Hablando de leyes infringidas, es solo un hecho de la vida. Se transgreden todo tipo de leyes, desde los estándares de salud y seguridad hasta las leyes de salario mínimo, los impuestos sobre la nómina, tránsito, ebriedad y drogas y quién sabe qué más y mucho peor. 

¿Pero cómo pueden estas personas quejarse cuando son violentadas? Si llaman a la policía, pueden terminar en la cárcel. Vean el caso de Roxana. 

Tal vez comenzando por admitir que no podemos cercarlos y enviarlos todos de vuelta. ¿Podemos frenar el flujo de inmigrantes hacia puestos de trabajo más de lo que podemos evitar que el agua fluya cuesta abajo? 

Pero sin estos trabajadores, muchas granjas se paralizarán y las verduras se podrirán. Y el trabajo de construcción, si no se paraliza, se reduciría considerablemente. ¿Y qué hay de la industria de servicios en hoteles y restaurantes?

Debe haber una mejor manera. Debe haber un sistema que legalice a estas personas sin otorgarles la ciudadanía automática.

Tal vez es hora de reconsiderar el viejo programa bracero de la época de la guerra. Hacer que estas personas sean legales, garantizarles un trabajo y protección policial, y permitir que salgan de las sombras eliminando la parte “ilegal”. Permitirles trabajar donde sea necesario. Lo harán de todos modos. 

Entonces personas como Roxana podrían llamar a la policía en un momento de necesidad sin temor a ser encarcelados.

Esta nación de inmigrantes seguirá atrayendo a más. ¿Por qué no intentar tener una política razonable para ellos?

¿O sería una tarea demasiado comprometida para el gobierno? 

 

Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /