NUEVO ESTUDIO HALLA LESIONES CEREBRALES EN UN 99% DE EXJUGADORES PROFESIONALES DEL FÚTBOL AMERICANO
LA INVESTIGACIÓN MÁS AMPLIA SOBRE LAS CONSECUENCIAS DE LAS CONTUSIONES SACUDE EL DEBATE SOBRE ESTE DEPORTE
13321A.jpg

El cada vez mayor consenso sobre el daño neurológico a largo plazo que produce el fútbol americano. Un nuevo estudio publicado en el Journal of American Medical Association ha encontrado lesiones cerebrales en 110 de 111 cerebros donados a la ciencia por exjugadores de la NFL, la liga profesional norteamericana. Aunque las conclusiones no se pueden aplicar a todos los que practican el deporte más popular de Estados Unidos, se trata de la mayor muestra estudiada hasta la fecha.

La enfermedad conocida como Encelopatía Traumática Crónica (CTE) es una dolencia degenerativa relacionada con los golpes en la cabeza. En español se conoce también como demencia del púgil, porque empezó a estudiarse como una consecuencia del boxeo. 

La discusión sobre su relación directa con la práctica del fútbol americano comenzó hace poco más de una década a raíz del estudio de exjugadores con problemas mentales tras su retiro del deporte. Las consecuencias pueden aparecer años después de los golpes.

En total, el estudio ha examinado 202 cerebros de personas fallecidas que jugaron en alguna categoría del fútbol americano, desde la secundaria hasta la NFL, después de los años 60. El CTE está presente en 177 de ellos o sea el 87%.  Entre los que llegaron a profesionales, la proporción supera el 99%. 

En algunos de los casos, los investigadores solo tenían el cerebro. En los más recientes, tenían también entrevistas sobre el comportamiento general de la persona y otro tipo de experiencias con posibles consecuencias traumáticas, como haber estado en el Ejército.

El nuevo estudio fue realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y el hospital de veteranos de Boston. Se trata de la mayor muestra estudiada hasta la fecha. Los cerebros estudiados están depositados en un banco de cerebros de Boston que gestionan estas dos entidades y fue creado en 2008 con el objeto de estudiar esta cuestión.

El estudio advierte que esa es una de las razones por las que no se puede concluir con absoluta seguridad que jugar al fútbol americano esté directamente relacionado con el CTE. 

Los cerebros estudiados son de gente que los donó a la ciencia, precisamente, porque sospechaba que les pasaba algo. Además, la enfermedad solo se puede certificar con total seguridad en un examen postmortem. 

La NFL eludió el debate sobre el CTE durante años hasta que el año pasado, por primera vez, un ejecutivo de la organización admitió la relación entre el deporte y la enfermedad al ser preguntado directamente durante una audiencia en el Congreso. El debate alcanzó su mayor nivel de visibilidad con la película Concussion (La verdad duele) de 2015 sobre el doctor que diagnosticó la relación entre la enfermedad y el deporte más popular de Estados Unidos. 

Ese mismo año, la NFL llegó a un acuerdo en una demanda colectiva de miles de exjugadores por la que se comprometía a pagar $5 millones a cada jugador retirado con secuelas neurológicas graves 

 

Edición de esta semana
UNIVERSITARIOS LATINOS RECIBEN BECAS DEL CONCILIO LULAC 750 DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
En una estupenda ceremonia y banquete de gala celebrada el viernes 13 de octubre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, se entregaron los certificados de becas a 38 universitarios latinos de Arkansas Central.    / ver más /
Por Michel Leidermann Hemos pedido a los Dreamers y a sus familiares y simpatizantes que marchen, que protesten públicamente por la anulación de DACA y que exijan su legalización definitiva. Pero la realidad que fuera de alzar sus voces a gritos y mostrar pancartas, no lograrán nada más.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Recuerdo haber hecho esa pregunta después de que 20 niños fueran asesinados en la escuela Sandy Hook. Estaba seguro de que esta tragedia nos despertaría, nos ayudaría a poner fin a la epidemia de violencia armada. Pero no se hizo nada. Pasaron cinco años y ahora tenemos la nueva tragedia en Las Vegas.   / ver más /