DÍA DEL TRABAJO RECONOCIMIENTO A LAS REIVINDICACIONES DE LA CLASE OBRERA
EN ARKANSAS LAS MARCHAS EN LITTLE ROCK, FORT SMITH Y ROGERS DEL 1 DE MAYO, FUERON TAMBIÉN PROCLAMADAS COMO DIA NACIONAL DEL INMIGRANTE
Por Michel Leidermann
12947A.jpg

El 1 de mayo se celebra en casi todo el mundo el Día del Trabajo. La jornada, considerada más festiva que reivindicativa en los últimos años, continúa siendo, sin embargo, uno de los pilares del movimiento obrero, que salió a la calle en la mayoría de ciudades del mundo para participar en manifestaciones en favor de los derechos de los trabajadores.

La fecha tiene una sangrienta historia detrás. Su origen se remonta al año 1886 en Estados Unidos, luego que los trabajadores habían comenzado una lucha para lograr una jornada laboral de ocho horas. Querían acabar con la norma que establecía como única limitación, el de no poder trabajar más de 18 horas seguidas sin una causa justificada. En caso de incumplimiento de esta ley, la sanción a las empresas era de $25 -el equivalente a $670 en la actualidad-.

12947B.jpg

Los sindicatos consideraban que solo un tercio del día de 24 horas se empleara en el trabajo. Los otros dos tercios corresponderían al tiempo dedicado a la familia, otros quehaceres, y las correspondientes ocho horas de sueño. Si los patrones no respondían a la petición, los trabajadores amenazaron con empezar una huelga que comenzó el 1 de mayo de aquel año.

Muchos trabajadores consiguieron su objetivo con la simple amenaza de la huelga, pero otros no lo lograron e iniciaron la huelga el 1 de mayo. En la ciudad de Chicago, la huelga se prolongó durante tres días más y se registraron violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que acabaron con casi una decena de muertos y numerosos heridos.

El 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket y ese día un artefacto explosivo estalló matando a un policía. Las autoridades responsabilizaron del crimen a los trabajadores y más de 30 personas fueron detenidas. Inicialmente ocho de los detenidos fueron condenados a muerte, aunque finalmente tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

Tres de los condenados a muerte eran periodistas, otro tipógrafo y otro carpintero. Entre los condenados a morir en la horca se encontraba el periodista del Arbeiter Zeitung, Adolf Fischer, que escribió en su periódico lo que después se consideró una proclama revolucionaria: “Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormick, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza!”

El asesinato de estas personas los encumbró con el nombre de Mártires de Chicago, y el Congreso Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, declaró el 1 de mayo como el Día del Trabajo, reconociendo que la lucha obrera había conseguido que los empleadores accedieran a establecer la jornada laboral diaria de ocho horas.

A pesar de su trascendencia mundial, Estados Unidos y otros países como Canadá trasladaron la fecha al primer lunes de septiembre por miedo a que el socialismo arraigara en el país y hasta cambiaron la denominación por la de Labor Day.

El 1 de mayo es un festivo que reconoce la contribución de los trabajadores, pero también se ha convertido en una celebración de los inmigrantes, que son tan importantes para nuestras comunidades y fuerza laboral.

Este año, miles se reunirán en todo Estados Unidos en más de 37 estados, incluyendo Arkansas, con un compromiso renovado para conmemorar este Día del Trabajador, bajo el llamado a la acción y demostrar -por medio de marchas, manifestaciones y celebraciones culturales- que los inmigrantes y refugiados son bienvenidos.

Al mismo tiempo, expresando las preocupaciones con las políticas gubernamentales recientes que atacan a los inmigrantes, los refugiados y las minorías religiosas con la amenaza de separar a las familias.

En Arkansas las marchas en Little Rock, Fort Smith y Rogers del 1 de mayo, fueron organizadas por la Coalición de Comunidades Unidas de Arkansas y proclamadas como Dia Nacional del Inmigrante, manifestando la continuidad de la lucha para la reforma migratoria y la justicia para las familias inmigrantes y demostrando su apoyo por un futuro vibrante y diverso en Arkansas.

Entre los oradores se destacaron el obispo dela diócesis católica de Little Rock, Anthony Taylos, y la directora de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) Arkansas, Rita Sklar.

¡Arkansas no trabaja sin inmigrantes y refugiados! 

 

Edición de esta semana
MARÍA MENESES
María Meneses confía en la idea de que Estados Unidos cumplirá con sus promesas a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres, cuando aún eran niños, y a quienes el ex presidente Barack Obama dio la oportunidad de crecer como personas y contribuir positivamente al país.   / ver más /
Arkansas tiene una población inmigrante pequeña pero creciente. En 2015, 142.841 inmigrantes (personas nacidas en el extranjero) comprendían el 4,8% de la población dividida en 63,803 mujeres, 67,229 hombres y 11,809 niños. Sus principales países de origen fueron México (38.1%), El Salvador (12.8%), India (6.7%), Guatemala (4%) y China (3.6%).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hace un año la elección presidencial dio como ganador al republicano Donald Trump. El proceso y el resultado, más allá de quién salió victorioso, dejó reflexiones y dudas sobre nuestra democracia.   / ver más /