SOLUCIÓN INMIGRATORIA
Por Michel Leidermann
Los legisladores en el Congreso Nacional son una decepción y una vergüenza por no tener el coraje de encarar la terrible condición de la actuales leyes de inmigración, y aprobar una reforma razonable, si no completa, para comenzar a resolver el problema no sólo de los 12 millones de indocumentados que tiemblan cada día pensando en que los pueden deportar y separar de sus familias, sino también de los millones de empleadores y contratistas que actualmente utilizan esa mano de obra inmigrante y que sin ella no podrían seguir produciendo legumbres, frutas, productos y servicios.
Los propios legisladores únicamente buscan proteger su seguridad de trabajo en el Congreso y no ofender a sus electores con medidas que aunque razonables y beneficiosas, no son muy populares.
Es verdad que la mayoría de los habitantes de EUA, residentes y ciudadanos, están preocupados con la seguridad de las fronteras y algo hay que hacer para detener la entrada de más ilegales, terroristas y traficantes de personas y de drogas. Los congresistas seguramente legislarán al respecto y respaldarán al presidente Bush de mandar la Guardia Nacional, construir muros parciales y también los virtuales. Pero nada más pasará este año 2006.
Además los congresistas no quieren reconocer que ellos mismos crearon un sistema de beneficencia social al cual se acogen millones de ciudadanos que sin tener que trabajar, cobran sus cheques mensuales y pueden sobrevivir. No tienen que molestarse ni sudar la gota gorda como lo hacen los inmigrantes.
Así pues el reclamo de los empleadores de que no encuentran campesinos, obreros de la construcción (un millón y medio), estibadores, cocineros y lavaplatos (unos 400,000), es justo, ya que desgraciadamente pagan poco y exigen mucho, cosa que a los desempleados no les gusta.
Así pues acá va mi solución: el Congreso pasará una ley aprobando un número de visas temporales por 3 años cada una de acuerdo a los requerimientos de los empleadores, renovables por otras dos veces (total 9 años) y que se otorgarán únicamente a los indocumentados que ya se encuentran en el país (por más de 2 años) y que tienen trabajo o la promesa de uno en un documento juramentado y notariado. Al mismo tiempo se les permitirá meter los papeles para la regularización de su estatus, el cual las Cortes deberán resolver en no más de 6 años. Habrá que pagar una cuota para meter los papeles y otra al obtener la residencia, hablar suficiente inglés, pagar impuestos atrasados si es que se deben, y no haber tenido problemas con la ley. Los que no cumplan con estos requisitos, deberán salir del país en 6 meses y ponerse a la cola para una visa de entrada en las embajadas fuera de EUA.
Además de ser una solución humana, resuelve la falta de mano de obra y parte del déficit fiscal, ya que de ahí en más y en forma inmediata, todos los salarios estarán sujetos a tributación de impuesto y de Seguro Social (el año 2005 se enviaron remesas por un total de $57 billones, de los cuales muy pocos pagaron impuestos).
¿Que les parece? No se vá nadie honesto y trabajador, evitamos que el número de ilegales siga aumentando, fortalecemos la seguridad fronteriza, aseguramos la mano de obra no especializada que el país necesita para mantenerse y crecer, y reducimos el déficit fiscal con los impuestos atrasados y sobre los nuevos salarios legales.
Las manzanas podridas se sacan de la canasta y todos contentos y gorditos…
Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /